El Detective de Dios

El 13 de diciembre de 2007 falleció un autor por el que siento mucho cariño; Víctor Sueiro. Un periodista argentino que dedicó parte de su vida a investigar testimonos y hechos relacionados con la fe, las aparciones de la Virgen, los ángeles etc.

Todo empezó cuando luego de sobrevivir a un coma profundo tras un paro cardiaco vivió una experiencia cercana a la muerte, la que lo llevó a buscar a más personas que hayan vivido lo mismo y así descubrió que en este mundo materialista Jesús sigue haciendo milagros en las calles, en los buses, en los parques, en las casas, en los hogares, en la vida cotidiana y lo más importante: en los corazones.

La primera vez que supe de él fue cuando en noviembre de 1997 mis hermanos me enviaron de Argentina un número de la revista Conozca Más, en la que había un completo reportaje sobre La Maravillosa Existencia de Los Ángeles y un informe sobre Víctor y sus investigaciones.

En la Navidad de ese mismo año mi hermano me regaló “El Angel de los chicos”, un libro que leí en una semana y después “El Angel, un amigo del alma” y no paré de leer y releer hasta ahora, tanto así que al cabo de estos diez años he leido casi todas sus publicaciones, que son como bombones de chocolate para el alma y vitaminas para la fe, como él mismo diriría con su particular estilo.

La magia de los libros es que permiten que sus autores sean amigos elocuentes de muchos extraños sin darse cuenta y eso era para mí, un amigo elocuente que me hablaba de Dios; me entretenía, me informaba y me enseñaba; todo esto me llevó a preguntarme muchas veces: “Y mientras leo este libro ¿qué estará investigando ahora, qué otro librito estará escribiendo?”.

Eso mismo me pregunté en noviembre, mes en que leí uno de sus últimos libros, hasta que la tarde del 01 de enero de 2008 recibí la respuesta, mi hermana me contó que había fallecido. Quedé sorprendida y sin palabras; “!vaya noticia para empezar el año!”, pensé.

Sentí que se me había muerto un amigo lejano, un amigo con el que crecí a lo largo de esos diez años; y ahora ¿quién va a escribir sobre los ángeles?, me pregunté, ¿quién como él?, con esa chispa y con esa sencillez propia de su modesta condición de periodista y no de científico y muestra de su abrazadora fe.

Extrañaré a su ángel Mariano aún cuando estará ahí para siempre, en esos libros que no me cansaré de releer hasta viejita.

Era una buena persona porque gracias a sus libros muchos conocieron la fe a través del asombro y la emoción y a otros nos puso a Dios y a la Virgen -a la que llamaba La Mamita- en el centro mismo del corazón.

Se hizo conocido como  “El Detective de Dios” y se le recuerda por haber escrito mucho sobre Los Ángeles con esa seriedad y altura que le exigia su condición de católico; nada más lejos de lo esotérico y la moda con que ahora se habla tanto de ellos. No obstante, va más allá de los ángeles y nos habla también de la Reina de Ellos, La Virgen. Víctor fue un especial devoto de María.

El último libro suyo que terminé de leer a fines de noviembre del año pasado es “Bendita tú eres” y ahí nos contaba de una linda y muy conocida canción de los Beatles que prácticamente es ideal para dedicarla a La Virgen, LET IT BE; fue un regalo, para mí, quizá  sus útlimas palabras:

Cuando tengo momentos de angustia
La madre Mary se acerca a mí
Diciendo sabias palabras
Déjalo estarY en mis horas de oscuridad
Ella se queda delante de mí
Diciendo sabias palabras
Déjalo estar!

Que en Paz descanse, Víctor!.:). 

LET IT BE

When I find myself in times of trouble
Mother Mary comes to me
Speaking words of wisdom, let it be.
And in my hour of darkness
She is standing right in front of me
Speaking words of wisdom, let it be.
Let it be, let it be.
Whisper words of wisdom, let it be.And when the broken hearted people
Living in the world agree,
There will be an answer, let it be.
For though they may be parted there is
Still a chance that they will see
There will be an answer, let it be.
Let it be, let it be. Yeah
There will be an answer, let it be.And when the night is cloudy,
There is still a light that shines on me,
Shine on until tomorrow, let it be.
I wake up to the sound of music
Mother Mary comes to me
Speaking words of wisdom, let it be.
Let it be, let it be.
There will be an answer, let it be.
Let it be, let it be,
Whisper words of wisdom, let it be.

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Literatura/Libros. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Detective de Dios

  1. Trizia dijo:

    Merce,

    Dios sabe cómo influyó en nosotras Víctor Sueiro, quién sabe que si jamás me hubieras regalado su libro hoy no podría contar con el maravilloso regalo de tu amistad. Más allá de lo emotivo, sus historias sobre los hechos asombrosos me envolvieron y fascinaron. Gracias Merce por hacerme descubrir este autor increíble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s