Tiempo

Ahora sólo tengo tiempo y miles de cosas que hacer; quizá no miles pero sí algunas cosas que hacer; pero antes de hacer nada quiero saber, quiero parar unos segundos y detenerme a pensar, porque pensar es una de mis actividades favoritas, a veces libera pensar y otras esclaviza; el caso es que me gusta pensar y necesito detenerme para ver a dónde voy y dónde estoy.

Estoy parada en la mitad del camino de mi vida, con nada hecho aún, verdaderamente con nada y así es como lo siento y nada alivia esa sensación de vacío.

Estoy en esos crudos momentos en los que todas son promesas y esperanzas pero nada realidades; mi única verdad es esta mañana pálida en una esquina de mi habitación escribiendo.

No tengo más que palabras, con las que pienso crear y construir mi mundo; ellas son todas mis herramientas.

Soy una mujer de treinta años que le gusta escribir, escribir de todo, para todos, cosas importantes y absolutamente nada importantes. Es todo lo que tengo entre las manos: treinta años de vida y palabras. Nada más.

La escritora española Rosa Montero sostiene en una entrevista publicada en su página web oficial, que “(…) lo que tú eres se va decidiendo con cien pequeñas cosas cada día”.

Me pregunto ¿cuáles serán esas cien pequeñas cosas que hago cada día?, ¿en qué se me va el tiempo y estos preciosos  treinta años?, ¿en qué se me fueron los otros veintinueve completos?. ¿Habré hecho bien?, ¿qué pude haber hecho y no lo hice?, ¿qué hice mal?.

Esta situación es inquietante.

Pasé once años en el colegio, un año en el centro Pre universitario, cinco en la Universidad, tres años en Argentina de los cuales dos estudié una maestría. En hacer eso se me fueron veinte años y digamos que cinco los usé para jugar en el jardín y el patio de mi casa en Tarma, mirando las estrellas del cielo infinitamente azul y soñando con viajar por el mundo, sin duda los años más felices de mi vida; mientras que los otros cuatro años trabajé o intenté hacerlo… pero ahora, ¿qué estoy haciendo con este 2008?.

He tomado decisiones, desde cortarme el cabello al ver que no crece en meses, hasta convertirme en una prometedora Networker.

He terminado una tesis de años y he alcanzado el nivel intermedio en el idioma inglés, he viajado por cuatro meses veinticuatro horas a la semana por trabajo, a una ciudad linda, soleada, acogedora, cómoda, hasta diría primaveral y alegre.

No obstante, sigo sin atreverme a reconocer cuáles son esas cien pequeñas cosas que van decidiendo lo que soy día con día; la primera pequeña cosa que se me ocurre es descansar, será porque esta palabra connota muchas actividades aún cuando pocas veces he descansado porque me haya dicho “es hora de descansar”; ¿qué hago cuando descanso?: pienso, leo, rezo, sueño despierta, converso, escribo, duermo a veces bailo y muy rara vez veo televisión. Si estas son pequeñas cosas, entonces éstas son las actividades que me definen y lo sorprendente de todo es que la vida se va en esos ‘mientras tanto’, en ese escurridizo presente continuo que a menudo subestimamos porque sobrevaloramos el pasado o vivimos demasiado obsesionados con el futuro. Nos falta valor para asumir que la vida toda se define en un minuto y que en ese minuto se decide el futuro, se confirma el pasado, se es infinito.

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tiempo

  1. Martin dijo:

    Acotando algo sobre el tiempo:

    Dependiendo de cómo estés este puede ser muy penosamente laaaaargo o despiadadamente corto. Si eres feliz o la pasas bien se te va rápido y quieres que se detenga un poco más. Cosa que nunca sucede. Si la pasas mal y la vida la tienes de cuadritos, éste se estiiiiira de modo que un segundo parecen 100 y sólo queda querer escapar. Que casi nunca se logra.

    La vida corre dentro de un timpo que está compuesto de segundos, que a su vez tejen otras medidas temporales. Que miden relativa y pobremente lo que nos sucede.

    Lo que debemos de hacer quizà no siempre sean las 100 pequeñas cosas que nos definen. Entonces debemos de pensar: ¿Qué hago para estar mejor? Supongo que ahí radican otras 100 o mil cosas más por hacer. Pero hay que hacerlas YA. Porque en esto es tiempo se nos va.

  2. Martin dijo:

    Me gustó mucho
    😉

  3. …¿Qué hago para estar mejor?, y como dices pensarlo pronto porque el tiempo se va como agua entre las manos. !El tema es que siempre eso que me hará mejor resulta desafiante!… suelo dar vueltas!.
    Qué bueno que te gustó, besos!;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s