Milagros en Navidad

navidad2Faltan pocas horas para la Noche Buena y un sentimiento de ilusión se desprende del alma.

No encuentro durante el año otro momento como este, en el que cielo y tierra se juntan.

Ángeles Mastretta dice en su blog que la Navidad se aprende en la infancia y no se la abandona sino con la ingratitud; pienso igual. Aprendí la Navidad siendo muy niña, en provincia, metida en una casa grande cuyos espacios son los mismos que ahora tengo en el alma. Combiné en mi imaginación la Navidad con nieve de las tarjetas de saludo y la Navidad de sol apacible en casa, con sabor a chocolate y panteón y con olores a juguetes nuevos en medio de los gritos y risas de mis hermanos. Sentí la Navidad sobre la piel con el calor de hogar y la unión familiar que se hacía sensible, que se hacía protagonista en medio de nuestro jolgorio.

Cada año por esta fecha el mundo se detiene y si no, se detienen los corazones en todas las latitudes, sólo Dios sabe. A veces quisiera creer que el consumismo navideño no es más que el reflejo de lo que nos ocurre dentro: La necesidad que tenemos de Dios, de buscarlo y encontrarlo, en las cosas que compramos, en los saludos que damos, en ese ir y venir de un lado a otro. Confío en que Dios nos entiende.

En la Navidad debe haber milagros, más de lo que uno piensa; porque lo curioso es encontrarse con amigos y parientes que sin creer en Dios, creen ese día, porque te saludan, te desean el bien; y solo Dios sabe.

En Navidad se detienen los corazones, se hacen más humanos, aunque no falte por ahí quien diga que se irá a dormir temprano y que no lo molesten.

La Navidad es el día en que Dios se acerca a nosotros para aprender a amarle.

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s