El Problema

hojadoradadeotonoEscuché hace unos días que ‘las personas estamos hechas para resolver problemas’, y pensé con asombro que ciertamente era así, que afortunadamente podemos resolverlos.

En una viñeta de Mafalda, Libertad le dice a Miguelito: “¡Qué cara! ¿Qué te anda pasando?” y Miguelito responde: “¡Que tengo un problema!”, a lo que Libertad le dice: “¡¿UN problema?!… ¡Es imposible que vivas tan desubicado, Miguelito! Hoy la gente tiene miles de problemas y si realmente querés llegar a algo, tendrás que conseguirte… no sé, digamos, seis o cinco problemas como mínimo; pero, tener un solo único problema ahí pelado… ¡Válgame Dios, qué papelón!” Miguelito queda desconcertado sin decir nada.

No sé si una de las cosas que nos hace humanos son los problemas… pienso que sí; pero lo que nos hace más humanos es poder resolverlos, saber resolverlos y recordar que podemos resolverlos. Tenemos problemas personales, familiares, sociales y nos pasamos la vida resolviendo problemas de generación en generación. Los problemas están ahí, desde que el mundo es mundo y es bueno que existan, pues gracias a ellos tenemos cómo pasar el tiempo y aprovecharlo, gracias a ellos nos proyectamos y soñamos; gracias a ellos sentimos que vamos ascendiendo y trascendiendo. Es un problema, por ejemplo, que nos preocupemos mucho de ‘nuestros problemas personales’ y dejemos de lado los problemas sociales, como el dilema del calentamiento global o la pobreza.

¿Qué nos da facultad para resolver problemas? En primer lugar, la moral; la razón nos ayuda a darnos cuenta que hay problemas e intentar resolverlos, pero pienso que si no tenemos valores, más que resolverlos vamos a complicar las cosas, como le pasó a Hitler que vio un problema donde no lo había y casi desbarató el mundo cobrando miles de víctimas inocentes. La moral y los valores nos ayudan a reconocer los problemas y a resolverlos verdaderamente. La mente objetiva de la niña Libertad concluye crudamente en que para llegar a ser importante es necesario tener problemas, ¡muchos problemas!… Es que así de complicado es el mundo adulto, así de enredado se le ve. Los individuos nos sentimos más importantes cuantos más problemas tenemos y más soberbios cuantos más problemas creemos resolver; y claro, venimos al mundo para que nos paguen para resolver problemas a unos más que a otros, pero a todos nos pasa y seremos más útiles cuantos más problemas sepamos resolver; sin embargo, siendo esto por naturaleza plausible, no hay que perder de vista que el mayor problema que debemos resolver en nuestras vidas de adultos, es el de ser tan complicados y más bien, buscar ser simples y sencillos; como los grandes de la historia que se ganaron muchos problemas por lograr sus proezas, pero con todo eso, nunca perdieron la calma y ni dejaron de ser sencillos.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s