Permiso para perder el Tiempo

rielesExisten esos días en los que apenas nos damos cuenta de que existimos o en los que todo lo que sabemos es que existimos y no para qué. Hay días en los que simplemente perdemos el tiempo.
La sensación de vacío y extravío es terrible, no hay absolutamente nada qué hacer, salvo sentir el viento que hace la atmósfera de la casa y el polvo que flota en él o ver con hartazgo por la ventana a la gente pasar, cada quién rumbo a su destino inexorable, cada quién firme hacia sus proyectos y sueños, algunos camino a la perdición, otros, a la salvación.
Hay días en los que le pido a mi conciencia que me permita perder el tiempo pensando en las musarañas, como me decía mi abuela en cuanto notaba que estaba volando con la imaginación, ahogada en un silencio inusual en los niños. “!Qué haces!… ¡pensando en las musarañas!”, me decía, despertándome de súbito.
A veces creo que todo depende, no es precisamente pérdida del tiempo, es simplemente sentarse a ‘pensar’ y a intentar proponerse rehacer la vida, cambiar la realidad o el rumbo de las cosas. Ya sea porque el desánimo planea sobre nuestras ganas o ya porque el cansancio declara feriado en nuestros ánimos; o ya sea también porque, realmente, no tenemos qué hacer, porque nos sentimos inútiles o cobardes para emprender, mejorar, rectificar… en fin.
Es bueno ver con ánimo que ese tiempo perdido no es tal, es muy útil para el que lo medita, para el que piensa y dice: “Es que realmente no sé qué hacer, no sé qué decisión tomar” y lejos de ir a prender la tele como quién huye de la oscuridad de la soledad, se detiene y piensa, qué poca cosa somos, qué efímeros y luego, qué gran cosa somos por nuestros sueños, por nuestra fe en Dios, por lo que somos y tenemos.
Generalmente ocurre la sensación de resbalarse por un abismo cuando no hay nada que hacer o no se quiere hacer nada, a los que siempre están muy ocupados, muy pendientes de su trabajo, de lo que sigue en la agenda y una vez que ésta para, se desploman y yo fui una de aquellos. Qué difícil es parar, qué miedo a la sensación de ‘perder el tiempo’ y al mismo tiempo qué útil resulta.
El otro día vi la película Revolutionary Road (2008), en la que la protagonista, April (Kate Winslet) desea cumplir sus sueños con el propósito de ir a vivir al que ella y su esposo Frank (Leonardo Di Caprio) consideran el mejor lugar del mundo para vivir, París, y pese a la incertidumbre de lo que harían ahí, ella se empeña en cambiar su realidad y la de sus dos pequeños hijos, pero antes de que se vayan, surgen dos imprevistos que la desequilibran anímicamente; al marido le ofrecen un acenso en el trabajo y ella descubre que está embarazada. Estos hechos desaniman a Frank y ella, lejos de resignar, se provoca un aborto y muere.
Claro, es bueno ‘perder el tiempo’ en pensar la vida, en buscar cambiar la realidad, en recordar que aún se es joven y siempre se está a tiempo de alcanzar los sueños y de llegar a ser todo lo ‘especiales’ que alguna vez nos dijeron que éramos; pero no al extremo de renegar de esa realidad, de desesperar y buscar como toda solución la huída y la muerte.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s