Las heroínas literarias de Jane Austen y nosotras, las heroínas de la realidad

ELIZABETHLa escritora inglesa Jane Austen fascina tanto por su creación perfecta de caracteres femeninos en contextos sociales donde, aunque lejanos en el tiempo, hombres y mujeres padecieron y lucharon por los mismos ideales afectivos que padecemos y luchamos hoy. Ella diseñó de modo impecable los diversos rasgos femeninos universales que a medida que han pasado los siglos perviven en las pulsaciones de cada mujer; esta proeza ha hecho de sus novelas: vigentes y fascinantes, en las que una se puede encontrar como la protagonista por similitudes en sentimientos y actitudes.
Sus creaturas literarias son espejo y referencia de lo que somos las chicas hoy y siempre, y de lo que es la sociedad, los hombres… sin importar el avance de la técnica o el paso del tiempo, pues de manera gráfica y entretenida, sus relucientes descripciones nos ayudan a conocernos y a disfrutarnos, a reír de nuestras trágicas desventuras amorosas, cada vez que leemos sus novelas o vemos las películas de sus novelas.
Mi favorita es Elizabeth de ‘Orgullo y Prejuicio’, quien aún cuando deseaba tanto conseguir marido, no dudó en rechazar al pretencioso señor Darcy, quien al juzgarla inferior socialmente a él y luego de tratarla de poco atractiva, la pidió en matrimonio. Elizabeth salva con hidalguía su dignidad; pero ya al final, y para suerte de ambos, Darcy tiene la oportunidad de demostrar que no es el taciturno y pedante soltero que muchas chicas codiciaban, sino un caballero
tímido de nobles sentimientos, transformado por el amor; así las cosas, Lizzy reconoce en él al hombre que ama y se casan. Qué gusto damos las mujeres cuando somos así, leales a nosotras mismas antes que a cualquier sueño azucarado. Aquí relucen bien la nobleza e integridad femenina. Su resolución e independencia; rasgos, que ciertamente, nos hacen especialmente atractivas.
Las otra sufrida heroína es Marianne, la soñadora y romántica protagonista de ‘Sentido y Sensibilidad’, quien se ilusiona inútilmente con el señor Willoughby, un interesado sujeto que a pesar de quererla, la deja por una mujer adinerada; esta chica es la típica ‘mujer que ama demasiado’, por supuesto que en la novela la sensible Marianne retoma el duro camino de regreso a la sensatez y a la realidad, pero sabemos que en otros miles de casos las mujeres se dejan morir de amor, por hombres que no merecen esa pena.
Muy cerca de ella está Elinor, su hermana mayor, quien sufre calladamente la imposibilidad de un amor, que al final, milagrosamente, se consuma. El domino de sentimientos y la fortaleza, la sensatez, el padecimiento mudo y valiente, caracterizan a esta mujer; rasgos propios de una de 30, pero no por eso menos apasionado.
Luego está la simpática Emma de la novela del mismo nombre, desentendida del amor, traviesa, manipuladora, la típica chica que no quiere casarse, libre de deseos comunes, por lo que parece estar por encima del resto, y que más bien se encuentra feliz uniendo parejas y creando enredos. Digamos que se trata de la mujer que le huye al amor porque tiene cosas más importantes o deberes sagrados qué cumplir, hasta que el amor le alcanza y no tiene más remedio que ser feliz. Es Anne de ‘Persuasión’, sin embargo, la que quizá tiene más discípulas en estos tiempos, porque se realiza en el amor tardíamente, como las felices casamenteras de cuarenta, aunque a diferencia de éstas que aplazan su realización de esposas y madres por razones de estudios y trabajo; Anne persuadida por su madre postiza Lady Russell rechaza al amor de su vida porque éste no tiene qué ofrecerle y recién al cabo de muchos años transcurridos en soledad, ese amor vuelve enriquecido y todavía muy atractivo para ofrecerle su amor. Vamos, que en la novela ‘Persuasión’ el tema es la soledad impuesta por absurdas y exquisitas exigencias que vanamente aplazan el amor, lo más importante.
Así como ayer y en la ficción, ahora y en la realidad. Nuevamente digo, parece ser que Jane inventó nuestras vidas hace casi dos siglos y somos nosotras sus heroínas; si es así, probablemente también nuestro final feliz ya esté asegurado.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Literatura/Libros, Mujer. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las heroínas literarias de Jane Austen y nosotras, las heroínas de la realidad

  1. pamela dijo:

    me encanta esta pelicula, podria verla mil veces, me encanta la historia y los personajes, muy bien seleccionados!! es una historia tan bella e intensa…… Orgullo y Prejuicio es sin duda una de las mejores peliculas que he visto y una de las mejores peliculas de todos los tiempos!!!!!!!!!!!!!!!

  2. carina dijo:

    Te falto catheryn de la abadia ella demuestra mas el amor de una chica como una adolescente que sufre engaños y trampas para ver quien es el correcto.
    Y de sus novelas cortas lady susan una mujer que se adaptaria mas a esta epoca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s