Instrucciones para amar a un hombre (segunda parte)

La Gran Malabarista – Mario Tozzi

Dos cosas nos cuesta compartir: El tiempo y el dinero. Estos dos valores son empleados en aquello que nos interesa ya por vocación o porque sabemos que obtendremos un beneficio.
En la nota anterior sosteníamos que uno de los primeros pasos para solucionar la disyuntiva femenina de tener que ser protagonista en dos escenarios a la vez: la familia y el trabajo profesional, es cambiar el orden de prioridades lo que necesitará, inevitablemente, de una cuota grande de generosidad.
Se trata de renunciar – ceder un poco- o tener la ilusa esperanza de ser absolutamente buena en todo, pues esto sí que puede ser imposible y prueba de ello es la crisis que está afectando a la familia en los últimos años. Tal como afirma la doctora Mariela García, miembro del grupo promotor del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Piura, cuando hace una recomendación a los matrimonios y familias, en una entrevista para la página de dicho Instituto: “Me valdré de un ejemplo. Imagínense que son malabaristas y se ganan la vida manejando platos con destreza en el aire. Esos platos representan las distintas cosas que todos tenemos habitualmente entre manos: el trabajo profesional, los amigos, la familia, la salud, etc. Cualquiera de estos platos se puede romper, salvo uno: la familia. Nuestra familia es aquello que debemos resguardar sobre todas las demás cosas en la vida porque es lo más valioso que tenemos”.
Una vez que se acepte la contundencia de dicha prioridad, lo que quedará es ejercer la voluntad; dejar de hacer cosas habituales entre las que considerábamos importantes, a favor de pasar más tiempo con los hijos y con el esposo. Cambiar hábitos supondrá un enorme esfuerzo como el del sedentario que luego de años se propone ir al gimnasio o hacer deporte.
Por ejemplo, una buena medida sería llegar más temprano a casa y renunciar al cafecito de la salida con las amigas del trabajo, entre otras miles de perlitas que tenemos perdidas en el bolso que distribuye nuestro tiempo.
Es posible ser profesionales exitosas y buenas madres; pero es mejor proponerse ser madres exitosas e inmediatamente después, profesionales de éxito. El orden es la clave.
Una vez establecido ese orden, se estará más cerca de la mujer sabia, íntegra, fuerte, sensible y exitosa que muchos hombres anhelan encontrar.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Instrucciones para amar a un hombre (segunda parte)

  1. Rocco Duh dijo:

    Gracias por la información me sirve de mucho para ampliar mis conocimientos sobre esta materia

  2. Sugel dijo:

    Las cuatro necesidades consideradas para trabajar en nuestro proyecto final han sido la educacion la salud la familia y la cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s