Amores sin correspondencia

José Antonio Vallejo – Chaqueta con desamor

A propósito de un post que escribí hace tiempo y que todavía es visitado frecuentemente, vi necesario insistir: Por más que se haga lo que haga si no se es amado con todo lo que ya saben de uno, es mejor no insistir.
Hace muchos años atrás vi una telenovela de esas extrañas que suelen ser útiles, en la que un hombre desde su nobleza hizo todas las cosas éticas posibles para que ella le correspondiera; pero nunca consiguió nada, porque ella, una mujer buena, estaba enamorada de otro, que era bueno también. Curiosamente, justo en esa parte de la historia de dicha novela no tenían nada que ver los ‘malos’.
Recuerdo el capítulo final en el que ella, por amargos malentendidos, decide viajar a otro país con el hombre bueno que la afanaba, con el único propósito de olvidar a su verdadero amor. Así es como se los ve sentados en el avión a punto de partir; mientras que por otro lado, el hombre, verdadero amor de la chica, se arrepiente y corre al aeropuerto a detenerla y pedirle que se quede con él.
La escena impresionante se da cuando en el momento que el verdadero amor de la chica consigue subir al avión por ésta, inusitadamente, sólo encuentra a su buen rival, sentado, tranquilo y leyendo su periódico. El amor verdadero de la chica pregunta al rival al encontrarlo solo ¿y Ana?, a lo que el rival responde: Se fue, decidió a último momento no viajar conmigo y se ha ido. Ella te ama.
Esa telenovela la vi hace como diez años y aún me conmueve la actitud estoica y resignada del buen rival que lejos de correr tras ella para retenerla, pues seguramente muchas veces ya lo había hecho, entendió de una buena vez que ella no lo quería y decidió, al fin, dejarla volar.
No se olvide que desde el principio dije que el rival era un buen hombre, que verdaderamente la quería, que hizo de todo para enamorarla y convencerla, pero que todos sus intentos fueron inútiles; tal es así, que precisamente la bondad de ese hombre y el mismo amor que sentía por ella, le hicieron comprender que debía dejarla ir y no retenerla.
Siempre me ha fascinado la imagen del buen perdedor en los asuntos sentimentales, porque tiene un tesón, una madurez y una dignidad inquebrantables, ya que ni el amor propio ni el orgullo le impide reconocer la verdad de la situación y asumirla; pero esto no es algo que se logre de la noche a la mañana, para llegar a hacer grandes renuncias hay que haber formado el carácter desde muy temprana edad. Si se trata de un engreído que siempre lo tuvo todo a pedir de boca, difícilmente sabrá respetar reglas para conseguir sus propósitos y menos asumirá que le tocará perder en muchos casos.
La renuncia es cuestión de madurez y no es tan fácil serlo como decirlo; pero es la verdad. El único camino para poner fin a esos triángulos tormentosos en los que más de uno anda metido es este, el sentido común y las suficientes valentía y sencillez para asumir el rol que a cada quien le toca.
Siempre he creído que el amor humano es tan exigente que no puede evitar pedir más para sí mismo y es que eso mismo es lo que lo define, por lo que una renuncia en ese ámbito supone mucho sentido de la realidad y como dije al principio, madurez, y en consecuencia una extrema generosidad ya no sólo con quien le ganó la partida, sino especialmente, con la mujer o el hombre que dice amar.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Amores sin correspondencia

  1. yacira dijo:

    gracias por esta bella historia …desde el corazon te digo que he alcanzado esa etapade madurez que me hacia falta ..alguien que siempre tubo a los honbres a sus pies ahora le toca entender que hay alguien que no quiere estar a sulado me costo mucho entenderlo lagrimas y dolor ..sacrificios en vano pero ahro asolo entendi que tengo que seguir adelante auqneu nunca lo olvide …tal vez lo ame ..o tal vez solo queria ganr esa guera obligarlo aqu eme amara…pero ahroa solo quiero seguir adelante borrar lo malo y recordar lo bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s