Luces sobre el Purgatorio: alcances de Juan Pablo II

Luces del Purgatorio – Susana Maria Carena

El 2 de noviembre, dijimos que es el día de los difuntos pero eso no es todo. La Iglesia dedica los treinta días de noviembre para recordar a nuestros difuntos ya que muchos de ellos están en el Purgatorio.
Este tema, así como muchos relacionados con la Muerte, suelen ser temas tabú que se los miran con el rabillo del ojo y por encima de los hombros, prefiriendo el escepticismo a la aceptación, ya que siempre se ha presentado al Purgatorio como un lugar tormentoso, insufrible y de horror al que ninguno quisiéramos ir.
Sin embargo, aunque para otros sea mejor rechazar su existencia por su aparente tónica medieval, el Purgatorio existe y más que espeluznarnos por ello, deberíamos agradecer. Como diría mi estimado periodista Víctor Sueiro, estas cosas hay que decirlas a gritos para que nos escuchen.
Juan Pablo II, en su doctrina sobre el Purgatorio en agosto de 1999, explica que la exigencia de la integridad se impone, evidentemente, después de la muerte, para entrar en la comunión perfecta y definitiva con Dios. Incluso, en este mismo sentido, la necesidad de la integridad frente a Dios ya en las cosas de esta vida queda muy bien explicada. Juan Pablo II continúa diciendo: según la legislación religiosa del Antiguo Testamento, lo que está destinado a Dios debe ser perfecto. De aquí se desprende porqué se requiere la integridad física para las realidades que entran en contacto con Dios en el plano sacrificial. Es decir, como en el caso de los animales sacrificados o más aún, en el caso de los sacerdotes a quienes corresponde una entrega total; y aquí está la explicación a lo que muchos no entienden bien, el porqué se necesita que una persona sea casta para consagrarse a Dios o haga votos de castidad.
En todo caso, son dos las razones, la primera bastante humana y práctica: Porque un cura o una monja con familia no atenderían bien las cosas de Dios, sólo de manera parcial pero nunca de manera exclusiva y eso no sería suficiente para el Apostolado universal que encomendó Nuestro Señor; y la segunda explicación es ésta, la dada por Juan Pablo II, que las cosas, personas y hasta animales destinados a Dios requieren de una integridad física, más aún, de una integridad total, porque Dios por ser Dios merece las cosas bien hechas, perfectas y bellas en grado sumo y no creo que haya quien apele en contra de esto.
De cualquier modo, si tan sólo usamos el sentido común, veremos que en nuestras vidas estamos muy bien acostumbrados a que cuando se quiere hacer un regalo, éste debe ser, en la medida de lo posible, algo nuevo, bueno, útil y bonito; porque de lo que se trata más allá del objeto en sí, es de honrar a la persona y si eso se hace entre humanos, con más razón se hará en la relación entre Dios y su criatura.
Así es como esta regla trasciende hasta el plano después de la Muerte, de ahí la necesidad de una purificación de las almas que imperfectas pasaron al otro mundo.
Son muchas las revelaciones privadas a santos a través de la historia de la Iglesia que confirman la existencia del Purgatorio e incluso se sabe que hay niveles, siendo posiblemente, el nivel más bajo el de las ‘ánimas perdidas’, las mismas que tras haber llevado una vida muy alejada de Dios se salvan gracias a mínimos méritos o a la oración que alguien hizo por ellos.
No hace mucho pensaba que tal vez el sufrimiento en esa dimensión no debería ser tan temido si acaso se trata de un sufrimiento de anhelo y nostalgia esperanzadora, es decir, como la de quien añora un amor que antes tuvo pero que tiene el consuelo de la certeza de volver a tenerlo un día. Muy parecido al conmovedor caso de una chica que luego de haber vivido una vida licenciosa, tiene la fortuna de encontrar a un hombre que la ama con todo su corazón por lo que ella llora de emoción y dolor al mismo tiempo, por no sentirse digna de merecer ese amor tan grande y puro y que sin embargo, recibirá; a partir de esto pienso que quizá lo que más nos va a doler en ese estado es darnos cuenta de todo el bien que pudimos haber hecho y no hicimos a ese Amor tan Grande que nos espera al final del camino con los brazos abiertos y sin el más mínimo reproche.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Luces sobre el Purgatorio: alcances de Juan Pablo II

  1. Stefania Caterina nació en Génova, 19 de enero 1959 por de familia católica.
    En 1994 decidió dejarlo todo para dedicarse totalmente a Dios y su obra, ofreciendo los dones recibidos de Él.

    Usted puede escribir directamente a
    stefania.c@versolanuovacreazione.it
    redazione@versolanuovacreazione.it
    http://www.versolanuovacreazione.it
    Una introducción obligada http://www.versolanuovacreazione.it

    Queridos lectores:
    Los mensajes que Jesús me está dictando en estos días y que serán publicados en los próximos meses, trazan decididamente el camino a los acontecimientos que nos esperan. He sentido por lo tanto el deber de escribir esta introducción para ayudaros a entrar adecuadamente en los temas que leeréis.
    Hasta hoy os he comunicado las revelaciones que he recibido de Dios. En mi primer libro “Más allá de la gran barrera” que termina en el cap. 15 con el título “La nueva Creación” os he presentado el mensaje central de todas las revelaciones recibidas, esto es, el de recapitular en Cristo todas las cosas en el cielo y en la tierra. He buscado de conduciros a los acontecimientos que afectarán a la Tierra y al universo. En estos días Jesús me ha comunicado que desea prepararnos, en los próximos meses, a los acontecimientos que nos esperan en el futuro inmediato.
    ¿Cómo enfrentar tales eventos? Considero que en estos años, a través de tantas explicaciones que he recibido y que os he comunicado, hemos recibido la gracia de comprender el recorrido interior que nos prepara para entrar en el pensamiento de Cristo, para comprender el misterio de Dios y de la vida, para elevarnos y transformarnos hasta resultar criaturas nuevas. Os he hablado de este camino espiritual particularmente en el libro “Reescribir la historia-Vol 1 En el pensamiento de Dios”. Además, habéis estado acompañados por los mensajes publicados mensualmente en este sitio, que continúan, y que nos introducen cada vez más en una fase seria de preparación y de decisión.
    Yo no puedo comentar estos mensajes. Serán Jesús mismo y su Santo Espíritu quienes lo expliquen en vuestro corazón. A vosotros corresponde dar una respuesta para comprender las palabras que leeréis. En fin, corresponde a todos nosotros empeñarnos nosotros mismos, por la Tierra y por el universo entero, para que puedan realizarse las promesas de Dios
    El mensaje que os ha llegado a través mío es para todos los hombres de buena voluntad, cristianos o no, creyentes o no. Personalmente no pretendo imponer nada a nadie, no quiero imponer ni siquiera a Jesucristo. Deseo simplemente ser un testimonio fiel del Dios viviente ante la presencia de todo hombre y de toda criatura. La Biblia afirma a propósito de Jesucristo: “por medio de Él Dios ha creado el universo y ahora lo ha constituído Señor de todas las cosas. Él es el espejo de la gloria de Dios, la imagen perfecta de aquello que Dios es. Su palabra poderosa sostiene todo el universo” (Heb.1,2-3) Esta imagen perfecta de aquello que Dios es, se manifestará a todos nosotros, antes o después de nuestra muerte, y cada uno deberá dar su respuesta; si acepta o no la verdad eterna. Deberá pronunciar un SI o un NO. Nadie podrá escapar.
    En el tiempo que está por delante nuestro Jesús actuará con gran poder del Espíritu Santo dentro de nuestro espíritu, para llevar a la salvación a la humanidad entera. Buscará las personas de buena voluntad, creyentes o no creyentes.
    Junto todos aquellos que se adhieran a este programa yo me ofrezco a Jesús a través de María Santísima y ruego por vosotros. Espero que también vosotros os unáis al mismo programa para ser la gran esperanza de la humanidad, la cual, sin Dios, no hará otra cosa que hundirse en la confusión y en la desesperación.
    Al dejaros con las palabras de Jesús, os saludo y os bendigo en Cristo.

  2. http://www.versolanuovacreazione.it / Stefania Caterina /
    Mensaje de Jesús del 29 de agosto de 2011-
    Mi Padre trabaja siempre y también Yo trabajo. ( Jn.5, 17)
    “¡Os bendigo mis queridos hijos! Hoy deseo hablaros de la obra de Dios en este tiempo y del cuadro general en el que se insertan vuestra vida y vuestra misión.
    Tratad sobre todo de entender que no estáis ubicados por casualidad en la realidad en que vivís, sino por un proyecto divino preciso. Cualquier cosa que penséis de vosotros mismos o que los demás piensen de vosotros, sabed que vuestra vida es preciosa en el tiempo y en el lugar que os encontráis, según los proyectos de Dios. Fuisteis previstos para esta realidad y por esto Dios os ha dado potencialidades originales e irrepetibles. Nadie es igual a vosotros en el universo, porque la creatividad de Dios es ilimitada e inagotable, y por eso, cada uno de vosotros es absolutamente original en su ser y en su actuar.
    Sin embargo, muchos sobre la Tierra viven por debajo de sus potencialidades porque no se entregan a mí. Sólo yo conozco perfectamente el proyecto del Padre para cada uno de vosotros porque yo he recibido de El la orden de llevar a cumplimiento en cada hombre su obra; Yo actúo en vosotros con el poder del Espíritu Santo, el cual continuamente os ilumina y os envuelve, os inspira para indicaros el camino hacia mí, para que yo os revele cuál es la voluntad del Padre para vosotros. Sin mí no llegaréis realmente a conoceros a vosotros mismos ni conocer aquello que se os ha pedido hacer en esta vida.
    El Espíritu Santo y yo trabajamos continuamente para realizar el proyecto del Padre en cada uno de vosotros, pero solamente lo podemos hacer con la ayuda de vuestra libertad, o sea, cuando escogéis voluntaria y libremente amar y servir a Dios y entregaros a El. Esta es la condición indispensable para que vuestras potencialidades se activen y actúen. Efectivamente, en el momento en que os decidís de vivir para Dios y de abandonaros totalmente a su voluntad se inicia en vosotros la acción de la Santísima Trinidad, que poco a poco, transforma vuestra vida y vuestros pensamientos. De esta forma comenzáis a tomar conciencia de lo que sois en Dios y a incidir sobre la realidad en una forma creativa, porque es la creatividad divina la que trabaja en vosotros. Deseo que estéis concientes de cuanto os estoy diciendo, porque el saber conciente que Dios está activo en vosotros, independientemente de vuestra fragilidad humana, es determinante para vuestra misión en el tiempo en el que estáis viviendo.
    El vuestro es un tiempo grandioso y difícil para todo el universo. Grandioso por la potencia de los acontecimientos que la mano de Dios está preparando, y difícil porque es un tiempo de lucha contra las fuerzas del mal, una lucha siempre más abierta. Todo esto no tiene relación exclusivamente con la Tierra, sino con la creación entera y con todos los hombres que pueblan muchos otros planetas.(1) Ya os es he dicho que son tan hijos de Dios como vosotros y que yo he dado mi vida también por ellos. Son vuestros hermanos, en quienes se debe cumplir perfectamente el proyecto de mi Padre justamente como en vosotros.
    ¿Cuál es el proyecto del Padre? Llevar la creación entera al estado de integridad y de perfección que ella tenía antes del pecado original; retornar a cada hombre a la dignidad y a la gloria de hijo de Dios. Todos los hombres y cada criatura que existe en el universo deben ser liberados de la corrupción y de la muerte, que se han infiltrados en la obra de Dios a causa del pecado de vuestros progenitores. El hombre debe retornar a una justa relación con Dios, reconociéndole la autoridad y sometiéndose a su guía. ¿Cómo hará el Padre para realizar este proyecto? Recapitulando todo la creación en mí, porque El me ha dado todo el poder en todo el universo.
    http://www.versolanuovacreazione.it / Stefania Caterina /

    Por esto estoy

  3. Liliana dijo:

    Merceditas tengo un pequeno problema para explicarle a mi hijo lo del purgatorio,el me dice…mami para que el purgatorio si Dios vendra a juzgar a vivos y muertos,entonces para que el purgatorio? ..esto es algo que la iglesia catolica invento, el purgatorio no existe,seremos juzgados cuando Jesus regrese.
    Yo le explico lo que escribiste arribla,pero el vuelve y me contesta con Apocalipsis 20;14.
    Ayudame por favor.

    Gracias y mil bendiciones.

  4. !Liliana!, leí ese trocito de la Biblia Apocalipsis 20;14 que te señaló tu hijo. Bien pues una cosa no quita la otra, ya que al final de los tiempos no habrá más muerte unos estarán en el Cielo y el resto en el Infierno.
    Dile en primer lugar hay tres iglesias: La militante – nosotros los vivos- la Purgante – almas del purgatorio- y Triunfante, los que están ya en el Cielo y que todo esto es un dogma de fe.
    Ahora bien, todo parece indicar que las almas que están esperando la Segunda venida de Jesús (Parusía) son las llamadas “almas perdidas”, es decir, aquellas que no siendo malas murieron sin estar en la Gracia de Dios (caso Amelia, la amiga de Lucía que según la Virgen de Fátima dijo, ella estaría en el Purgatorio “hasta el final de los tiempos”). Y también aquellas almas que siendo crueles durante su vida se quedaron en el Purgatorio por la oración de alguien que apeló a la Infinita Misericordia de nuestro Señor. Estas almas están en esa especie de “limbo” que aguarda la Segunda venida de Jesús, al final Él las juzgará y determinará su camino.
    Ahora bien, el resto de almas que están en purgatorio son aquellas que habiendo muerto en Gracia de Dios aún necesitan purificar sus pecados… y pasan un tiempo en este estadio, limpiándose, purificándose… y para ayudarlas nosotros acá en la Tierra debemos rezar por ellas, ofrecer nuestros esfuerzos y sacrificios ya que ellas ya no pueden hacer nada por si mismas, porque el tiempo del mérito se les terminó. Y ellas, al mismo tiempo, son intercesoras muy activas y solícitas de nosotros, así que podemos suplicarles ayuda que nos ayudarán. Los niveles del Purgatorio son numerosos, a lo mejor, los hay como cuantas almas hay en el Purgatorio.
    Las almas están ahí no porque Dios las mandó de castigo, sino porque ellas mismas al verse todavía ‘impresentables’ para la luz amorosísima y límpida de Dios, deciden purificarse.
    Todas almas que están en el Purgatorio ya están salvas, por eso son “benditas”… pero deben purificarse antes, en esto Dios demuestra su infinita bondad, justicia y misericordia.
    Te envío un link que resume algo sobre un escrito que te recomiendo lo leas o le digas a él que lo lea. “La suma daemoniaca” del padre José Antonio Fortea o también el libro “Sáquennos de aquí” sobre María Simma una mujer que tenía el don de ver y ayudar a esas ánimas.
    Y sin duda le gustará ver una entrevista que hicieron a María Vallejo Nágera sobre el purgatorio en una programa español. (Está en la parte final de mi página de videos en este mismo blog) Ella escribió un libro “Entre el cielo y la tierra: historias curiosas sobre el Purgatorio”, muy bueno.
    Aquí te adjunto el link que analiza sobre lo estudiado por el padre Fortea: http://mariamensajera.blogcindario.com/2006/06/00007-las-almas-perdidas.html

  5. En resumen, le dices que el Purgatorio no es un invento, o en todo caso sí, es un invento que hizo Dios para ayudarnos a purificarnos mejor, jeje. Hay niveles y el nivel más bajo es el de aquellas que aguardan la Segunda venida. “Hasta el final de los tiempos” :).
    Los libros que te dije, salvo el de María Vallejo Nágera los encuentras en pdf en internet o si no puedes, me dices que yo los tengo en pdf, así los conseguí. Pero el resumen es muy bueno, el del link que te acabo de enviar.

  6. Ah y algo más… todo indica que el Juicio se da al momento siguiente de nuestra muerte… ahí es donde vemos todo el bien que hicimos y todo el mal que hicimos; y ahí se define el lugar que nos corresponde en el Más allá, el lugar más bajo del Purgatorio, los intermedios, etcétera… !el infierno!… pues hay almas que rechazan a Dios de plano… o !al Cielo! como los santos de vida ejemplar. María Vallejo Nágera asegura que para su conversión ella tuvo su Juicio “final” particular durante esos tres segundos en Medjugorje. Ahí vio todo el bien que hizo, que no hizo, todo el mal que hizo. Eso nos sucede al momento de morir. Luego, vendrá un juicio final para almas perdidas…

  7. Liliana dijo:

    Gracias muneca,mil gracias.
    Yo quiero que mi hijo lo lea y por supuesto tambien lo leere.
    El P Fortea me gusta,aunque me intimida un poco su mirada.
    Estara en ingles para mi hijo?.
    Ya vi tu video de la encantadora Maria Vallejo…ella me fascina!
    Gracias otra vez por tu ayuda Merceditas.
    Leere el link que me enviaste y mirare el otro video que me mandaste..

    Muchos besos,millll bendiciones.

    • !No tienes que agradecerme, Liliana, que de los ‘novísimos’ sé porque me encantan! así llaman a los temás de escatología: Cielo, purgatorio, infierno, todo lo relacionado al más allá.
      Con respecto a lo de Fortea, pues no… está en español, no sé si habrá en inglés ese libro. lo dudo. Ah! y él es simpático jajaja, aunque es serio pero muy inteligente y por su blog sé que tiene muy buen humor negro jeje. Tiene unos sermones en audio muy cortitos y buenos. Esta´en su blog.
      Dale pues, cualquier cosas me avisas para enviarte si no consigues los libros. :). !Besos y un abrazo! 😀

  8. Liliana dijo:

    Si..El P Fortea es muy inteligente,leo diaramente sus post,me encanto que hoy coloco una fotico sonriendo…
    Una linda sonrisa acerca,da confianza y pone humildad a un rostro serio sin dejar de ser un grande, por que el lo es!.
    Me encantaban las sonrisas de Juan Pablo II.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s