Sorprendido por la Alegría

José Manuel Merello - El Niño Feliz

José Manuel Merello – El Niño Feliz

Hace muchos años leí la autobiografía de C.S. Lewis llamada Surprised by Joy, una autobiografía no basada en los hechos de su vida a modo general sino sólo en relatos de episodios que explicarían bien su búsqueda y encuentro de algo que él denominaría técnicamente Alegría. (Curiosamente el título puede hacer alusión también a su encuentro con el amor de su vida, la escritora norteamericana Joy Gresham, aunque el suceso no es parte de este libro).

C.S. Lewis dice apenas unas páginas más adelante de comenzar su autobiografía haciendo referencia a tres experiencias que vivió y de las cuáles señala una cualidad común entre ellas: “ (…) la de un deseo insatisfecho que es en sí mismo más deseable que cualquier otra satisfacción. Lo llamo Alegría, que aquí es un término técnico, el cual debe distinguirse claramente tanto de la felicidad como del Placer. La Alegría en el sentido que yo le doy tiene una característica, y una sola, en común con ellos: el hecho de que quienquiera que la haya experimentado, la deseará otra vez. A parte de eso, y considerada tan sólo en su naturaleza, casi podría llamársela una clase especial de infelicidad o pena. Pero es una clase que deseamos. Dudo que alguien que la haya saboreado querría, si estuviera en sus manos, cambiarla por todos los placeres del mundo. Aunque, de todos modos, la Alegría nunca está en nuestro poder, y el placer a menudo sí”.

A lo largo de sus páginas C.S. Lewis, siguiendo el hilo conductor de la Alegría arribará al momento exacto en que experimentó el acontecimiento más trascendental de su vida, su conversión al teísmo y luego al Cristianismo.

Recordé este enriquecedor libro cuando en un momento dado del día mencioné el término:  Sorprendido por… (…), haciendo alusión a un tema diferente, pero que trajo a mi memoria la sorpresa de Lewis ante un hecho imprevisible para él, su asombro ante la presencia fortuita de una Persona que le cambiaría el pensamiento y la vida. A través de sus líneas  insiste en describir esa Alegría como un deseo suscitado ante un lugar, ante una poesía, un libro, el recuerdo de un recuerdo, pero que como destellos le dejaban el deseo de experimentar ese goce no así contemplando los mismos objetos que motivaban esa alegría.

Esa descripción que hace Lewis de la Alegría, que como un deseo se presenta en el momento menos pensado y por cualquier causa, es la descripción de la misma alegría que anhelamos todos los seres humanos y que tratamos de volver a gozarla a través de  los momentos o  las diferentes cosas que llenan nuestras existencias. Se trata de esa búsqueda existencial pero que sin embargo, todas ellas parecieran remitir a un más allá. En sus líneas finales sostiene que tan pronto como se convirtió al Cristianismo su interés por la Alegría se desvaneció aún cuando la ha seguido experimentando desde entonces.

En el fondo de cada anhelo nuestro hay un deseo de entrar en contacto con ese Deseo –esa Alegría- que nos conducirá al objeto amado, a Dios. Buscamos ‘experiencias religiosas’ en los afectos, en las cosas, en los logros, entre las vanidades del mundo y difícilmente somos conscientes que la respuesta está en nuestro encuentro con la Trascendencia.

El factor sorpresa es un ingrediente más en el camino de C.S. Lewis y en el de cada uno de nosotros. Él fue sorprendido cuando descubrió que su filosofía de vida no coincidía con la clase de lector que era (cayó en la cuenta de que los autores y libros que más admiraba y le habían servido eran cristianos).

El cambio de rumbo en nuestros planes, un giro inesperado que hace que la pena se transforme en felicidad, las cosas que ocurren providencialmente, son probablemente destellos de esa Alegría que como C. S. Lewis venimos persiguiendo desde muy pequeños; la ventaja estará en cuanto seamos conscientes de ello.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s