Soy morena pero bonita

 

Belleza morena - Leticia Morente

Belleza morena – Leticia Morente

La historia del Dios Enamorado va más allá; dice el verso del Cantar de los Cantares “Soy morena pero bonita… no se fijen en que estoy morena, fue el sol el que me tostó”  Se enamora de la chica tostada por sus padecimientos, de la que lleva el rostro surcado por decepciones y dolores “y esta humildad valió a sus ojos mucho más que las buenas obras”.

La busca tomar así como está, sin cambios ni flores que la adornen. El padre Villarroel asegura que la vida interior no consiste en alcanzar la perfección sino en el beso de Dios, es decir, en dejar que Él  alcance a la chica y la haga suya.

La chica no es otra que el alma nuestra que se tuesta bajo el sol de las penurias a consecuencia de debilidades y errores cometidos, como le pasó a Israel que al no ser capaz de conservar la Alianza lo perdió todo; no obstante, aún así “el espíritu es el lecho de Dios” afirma el padre Villarroel.

La culpa. A diferencia de lo que se piensa, la sociedad actual inculca mucho la culpa. Si no se es bello, poderoso o exitoso, si la persona no se ajusta a las exigencias para ganarse el respeto del entorno y los ‘críticos’, es responsable irremediable de su derrota y humillación y es cuando se siente indigno por sus defectos porque en este entorno sólo se premia lo bello y lo amable, lejos de vivirse la caridad.

Se olvida que Dios ama antes de todo mérito, que es pura gratuidad, que ama por ser quienes somos, como dice san Pablo. Un padre ama al hijo paralítico, observa el padre Villarroel, más que a sus otros hijos, no a pesar de ser paralítico, sino precisamente porque es paralítico. Asimismo, Dios ama al pecador que no quiere vivir de sus pecados; y en consecuencia, el que se siente querido se siente libre, se abre al cambio y se deja cambiar como María, que por su alma besada en su interior, esbozó el hágase en mí. En nosotros queda acoger esa Gracia, no se puede evitar contar con la aceptación de cada persona.

Es curioso que justo en medio de una sociedad tan exigente y excluyente, que juzga y no perdona, Jesús diga que es la hora de su Misericordia. De todo lo dicho en la explicación del padre Villarroel fue muy interesante lo que aportó sobre la importancia de esta palabra, misericordia y también de las palabras perdón y compasión, que son palabras puramente cristianas. Contó que conversando con una monja japonesa ésta le decía que en su cultura no existen esas palabras donde la única salida al error o a la falta cometida es el suicidio para salvar el honor y que por lo tanto no hay lugar al perdón ni a la misericordia.

India – EliUsh

Aquella monja le decía también, que según el criterio cultural japonés se habría interpretado muy mal la traición de Judas y Pedro; que el bueno sería Judas porque ante la falta cometida se suicidó, en cambio Pedro tras la traición – y no hay nada más grave que la traición de un amigo-  no se le ocurrió  mejor cosa que ‘lloriquear’ para que Él lo perdone.

A esta reflexión ciertamente sensata el padre Villarroel le dijo muy tranquilo y pausado: “Niña, ¿a ti no te gusta que te quieran a pesar de tus errores y de tus defectos?” Pues eso hizo Cristo, puso al mando de su Iglesia al más perdonado de todos para que nadie piense que es mérito suyo sino atribuya todo a Dios. La chica quedando sobrecogida le dijo que los de su cultura tenían el corazón duro y le pidió que rece por ellos.

Inmersos en esta sociedad qué difícil imaginar a alguien que nos quiera tal y como somos, sin exigencias, tan morenos y tostados por el sol. Sólo Dios. Qué difícil aceptar que nuestros méritos no son nuestros sino de Dios, pues es la acción de su Gracia en nosotros, porque nada podemos sin Él. No somos nosotros los que le buscamos y hacemos buenas obras, no somos buenos porque amamos a Dios, sino que el amor que Él nos tiene nos hace buenos.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Cantar de los Cantares y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Soy morena pero bonita

  1. Lynn01 dijo:

    “Soy morena PERO bonita”……(ese PERO), Como si ser morena fuera algún defecto o ser moren@ significara ser feo…….No me parece el título.

    • Hola Lynn01, a mí tampoco; pero es bíblico y tiene una explicación. Está en Cantar de los Cantares 1,5. Según la explicación posiblemente ese “morena” connote estoy dorada o quemada por el sol, maltratada por el sufrimiento pero aún así soy “bonita”. De mi parte siempre lo vi como una respuesta al racismo, como si dijera algo así, “Está bien, soy morena, soy indígena, soy china… pero soy bonita, que te quede bien claro y no sólo eso. Soy inteligente y SOY AMADA” 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s