Un corazón como la luna

Volando a casa - Guillermo Cordero Enriquez

Volando a casa – Guillermo Cordero Enríquez

¿Qué hay de amable en cada persona? es que si es por cuenta nuestra, muy poco. Aún resuenan en mis oídos las palabras de aflicción de una amiga separada: “Ese mismo hombre que me trató como un ángel terminó tratándome como un demonio”.

Escuché una sabia reflexión sobre la luna. Ésta, en verdad, es fea, fría, arenosa, vacía, pero una vez traspasada por la luz del sol, la reconocemos como bella, luminosa y hasta como ícono del romanticismo. Será que la bondad es como esa luz solar que traspasa el corazón de quien se deja, porque el corazón humano por sí mismo, es infértil y caótico como la luna.

Dicho así es posible reconocer que la bondad no viene del hombre sino de Dios y mal se hace en confundirla con buenas atenciones, buena educación y hasta con grandes obras. Muchas actitudes han sido aprendidas sólo con el propósito de conseguir algo como ocurre con el guión de las atentas teleoperadoras comerciales. Frases aprendidas y voces melifluas pero que sólo son parte de las buenas formas. Todo esto, claro, no tarda en  despertar astucia y escepticismo a la que ya nos hemos acostumbrado “¿Estará diciendo la verdad?”, “realmente pensará eso de mí”, “!no le hagas caso!, te lo dice porque quiere…”

Hace unos días se celebró “el día del amigo” en Perú porque unos años atrás así lo decidió la campaña publicitaria de una marca de cerveza. Siempre me pareció insuficiente la razón, ¿sólo porque a esa marca se le ocurrió?  Luego, encontré un comentario curioso de una página de facebook que con ironía refutaba esta celebración afirmando que sería de ‘idiotas’ seguir este festejo ya que tan sólo había sido una táctica calculada de  dicha empresa cervecera para no irse a la quiebra un tiempo atrás. Verdad o mentira, lo cierto es que con esa astucia y con ese escepticismo vamos por la vida.

¿A quién le creemos? ¿Al que aparentemente movido por un noble sentimiento humano propuso celebrar la amistad o a quien dice que lo hizo sólo por fines puramente materiales?

No obstante, es evidente y es muy patético encontrar que cada celebración se haya convertido en una excusa comercial premeditada y muy bien estudiada para movilizar a la gente a comprar, gastar, etcétera, como si  el consumismo fuera el único medio humanamente posible para expresar unión, regocijo y correspondencia afectiva. Los argentinos el día de la amistad lo celebran el 20 de julio, porque a alguien se le ocurrió que una buena razón para celebrarla sería el día de la conmemoración de la llegada del hombre a la Luna. De cualquier modo, esa razón parece ser más convincente.

En todo caso, vemos cómo nos falta transparencia en el mundo corriente y a lo mejor, hasta menos temor para dejar que brille la luz del bien a través de nuestros corazones caóticos, infértiles  y vacíos.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones, Vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s