Te quiero porque te quiero

 

Una historia del corazón - Virgina Maury

Una historia del corazón – Virgina Maury

Te quiero ¿por qué te quiero?, porque te quiero. Te quiero porque eres mi padre, porque eres mi madre, mi hermano, mi esposo, mi novio o porque te elegí como amigo o la vida te eligió por mí, te quiero porque me gustas, porque eres inteligente, porque eres como yo, te quiero porque somos distintos, mi complemento, porque te admiro, porque eres mi héroe, un santo, te quiero porque me inspiras ternura, porque eres perfecto, virtuoso, elegante. Quiero el bien que hay en ti, sin embargo:

¿Te quiero porque eres bueno?, ¿y si no lo fueras?, te quiero también. ¿Qué hace que una madre siga amando a un  hijo asesino, una hermana a un hermano energúmeno o una novia a un novio feo?

¿Te quiero porque eres bueno o eres bueno porque te quiero?, ¿cuál será el mejor querer? Prefiero que seas bueno porque te quiero y no quererte porque eres bueno, porque ¿si dejaras de ser bueno?

Dice un decir “Quiéreme cuando menos lo merezca” y así te quiero querer, si no, ¿qué mérito tiene mi amor?, hasta los malos aman las cosas bellas. Te quiero cuando eres ingrato, miserable y cobarde, te quiero porque existes aunque no vuelvas, aunque te pierdas. Te quiero libre, pleno, volando alto, te quiero feliz y quiero por mi amor verte bello y que mi amor te haga bueno.

¿Por qué eres linda, María?, porque amo, dijo Ella. ¿Por qué te quiero tanto?, porque antes me quisiste tú. Es el odio lo que afea y envilece, el rencor la negación propia del amor; pero se vence la fealdad y el odio con abundancia de amor porque es el amor que vuelve bellas las cosas y abre los corazones; por eso digo: te quiero porque mi amor te hace bien, más que quererte porque eres bueno.

Te quiero como quieren los niños, con entrega absoluta e incondicional y es el amor lo que los hace invencibles, inconmensurables, más allá de competencias y de todo lo negociable. Te quiero porque quiero que mi amor te revele el bien que eres capaz de hacer, el amor que eres capaz de dar y que tú también tienes un corazón para querer.

¿Por qué te quiero?, porque sí, porque eres amable, porque más allá de ser mi ídolo, mi padre, mi hermano, mi sobrina, mi nieto, mi príncipe azul, mi amiga… hallo en ti una misteriosa dignidad, indescriptible y magnética que inspira mi amor por encima del bien que no hagas o del mal que puedas hacer, porque el amor me permite entender que generalmente los humanos no obramos por maldad sino por debilidad. Te quiero porque te quiero querer, porque si no amo, no puedo ser.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s