Chicos amen a sus chicas

Chico y chica - Laura Campos

Chico y chica – Laura Campos

Para los chicos es muy difícil esta tarea. Para ellos es tan difícil aprender esto como para nosotras obedecer, una palabra con cero de popularidad entre las féminas artemisas de hoy.

Pero ¿qué es obedecer?, a lo mejor lejos de sumisión es amor estratégico, amor paciente, amor tolerante, ¡amor inteligente!

En el blog del Buen Amor encontré un post titulado “Para entenderte mejor con tu marido” (siempre recomendaré que lean ese extraordinario blog) y en las primeras líneas dice: “Respete a su esposo aunque él no siempre lo merezca. Las mujeres se mueven por el amor, los hombres por el ego. Es por ello que San Pablo – Palabra de Dios – dice: “Esposas obedezcan a sus esposos; esposos amen a sus esposas”. Y luego: “Él necesita de su respeto más de lo que él necesita de su amor. Usted necesita de su amor más de lo que usted necesita de su respeto.”

Se han probado muchas formas de llegar a un buen entendimiento entre maridos y mujeres y hasta ahora ninguna ha resultado, lo prueba la crisis por la que atraviesa la familia y la enorme cantidad de divorcios que como una enfermedad epidémica destruye cada día miles de familias.

¿Qué hacer?, a lo mejor detenerse a pensar un poco en qué significa eso de obedecer. Trataré de investigar más al respecto para traer aquí algo útil  y así cada quien saque sus conclusiones.

Lo que sí tengo claro es que la obediencia es una de las manifestaciones del amor y no es sumisión. Es preciso establecer esa diferencia porque las mujeres mucho tiempo hemos sido sumisas y los hombres prepotentes.

¿Qué es obedecer?, ¿cómo obedecer? Y del mismo modo ellos se preguntarán ¿cómo quiere que la ame?

Por muchos años se ha enfatizado en el tema de la sumisión como obediencia y poco sobre el amor que nos deben los hombres. Nos deben siglos de amor. Están en deuda; y la represalia a esta deuda fue el levantamiento femenino pero aún así siguió la contienda y  se está lejos de la paz porque la familia sufre.

Con el feminismo los hombres aprendieron a respetarnos, reconocieron a regañadientes que nosotras éramos personas, teníamos derechos, etc; pero sólo el respeto no alcanza, necesitamos que nos amen.

Y con el feminismo las mujeres nos quedamos en el rencor y el odio y aunque los amamos –porque de amor sabemos las mujeres- los amamos sin querer obedecerlos, sin estrategia, sin inteligencia.

¡Menudo tema!, debo volver porque hay cabos sueltos y mucho por aclarar, pero aquí hay suficiente leña para acrecentar el fuego no del enfrentamiento, sino el de la buena discusión para llegar a un acuerdo. !Vamos que es urgente!, pues el mundo necesita de la familia, la sociedad sin familia, vive una muerte lenta contemplando la desintegración de su propio tuétano.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s