Mujeres sin miedo (segunda parte)

PROVERBIOS-31

PROVERBIOS-31

La mujer sumisa que se proclama exitosa y feliz en el amor, el matrimonio y la familia no es precisamente sumisa según la idea que tenemos de sumisa. Muchos años la mujer sumisa era aquella que estaba privada de voz y voto, que no podía elegir ni a su marido, ni estudiar y en muchos aspectos apenas podía hablar. Cosa que ocurre todavía con las mujeres de medio oriente; pero esta no es la sumisión que proclamaba san Pablo.

Más aún, si la sumisión es por elección está lejos de ser sometimiento. Hablemos por ejemplo de profesiones en cuyo perfil se podría admitir la sumisión como rasgo indispensable para su correcto desempeño. Se me ocurre primero el secretariado, hombres y mujeres secretarios no negarán de que la mayor parte del tiempo se la pasan atentos a los requerimientos de sus jefes y no por eso se sienten disminuidos, ni humillados ni esclavos; pues se trata de una profesión cuyo rol es precisamente ése y que además eligieron libremente.

Otra profesión sumisa sería  la enfermería, se sabe que las enfermeras son el brazo derecho del médico, son las que sumisamente administran a los enfermos la medicación indicada por su jefe.

La lista continúa: las aeromozas – ¡sumisas y guapas! – que están todo el tiempo atentas y listas para engreír a los pasajeros. Los chefs, que además siempre se la pasan en la cocina otrora lugar siempre asignado a la ‘servidumbre’ y donde sin embargo ellos hacen de la gastronomía un arte. Las empleadas domésticas que continuamente luchan por darse un lugar de respeto y dignidad y que son toda una autoridad en la organización de la casa. En fin, se me ocurren también los reporteros que salen a la cancha en busca de la noticia para ponérsela encima del escritorio de su jefe siempre estresado y de mal humor, los albañiles que están al mando y dirección de los ingenieros y arquitectos; y así, tantas otras profesiones y oficios más que parecieran estar, por su naturaleza, muy lejos de ser independientes o autosuficientes, pero que en realidad lo son.

Pareja con flores - Galería Krabbe

Pareja con flores – Galería Krabbe

Entonces pues, el lugar de la mujer en el hogar sería análogo al de las profesiones mencionadas. Y no por eso son menos dignas o inteligentes, menos autónomas o preparadas sino todo lo contrario.

Cuando san Pablo habló de sumisión en las mujeres sabía a lo que se refería, seguramente él estaba pensando en aquella mujer que va irradiando salud y dignidad, mirando con optimismo el porvenir de su marido y su familia; estaba pensando en aquella fémina juiciosa, con sentido común y criterio para resolver los asuntos cotidianos de poca monta y también los importantísimos; el apóstol se estaba refiriendo a aquella mujer que ama a Dios y por lo tanto transmite la piedad en su entorno y además siempre atenta a las actividades de su mundo, es decir, comprometida con la Verdad en los asuntos de su barrio, su comunidad o su sociedad entera.

Al decir sumisa él se refería a aquella que no sería capaz de comer sin trabajar, es decir, sin hacer bien lo que le corresponde, porque sabía que una mujer así supera a todas las otras mujeres valientes, precisamente por su sabiduría, porque una mujer sumisa sabe que el encanto es engañoso y que la belleza pasa pronto.

En fin, demás está decir que lo descrito arriba está fielmente tomado de Proverbios 31, 25 – 31. Sí, San Pablo hablaba de esta mujer al decir sumisa, de la que es alabada por su marido y felicitada por sus hijos, hablaba de aquella dama admirable por su sabiduría y cuyas obras siempre merecerán un público homenaje.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Mujer y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s