Cuestión de fe

Confianza - Verónica Lía Arroyo

Confianza – Verónica Lía Arroyo

Hay quienes piensan que tener fe es creer con firmeza en que algo bueno les va a suceder. Piensa en positivo, dicen. Este tipo de fe es beneficioso pero no el más perfecto.

La fe en Dios es la que se traduce en confianza plena, en ver todo lo que acontece según su Voluntad y que aunque  se trate de algo malo, creer en que es para bien, diciendo más o menos así: Tú sabes lo que haces. Aunque paradójicamente  mucha gente de poca fe se escude en esta frase.

Y el tipo de fe inicial es del que cree en Dios pero como quien cree que Sri Lanka existe y ya está. De hecho les resulta más conveniente asumir que existe pero que permanezca ajeno porque encima de todo tener que soportar las ‘exigencias’ de un Dios, ya es suficiente. Y si algo sale mal, más vale tornarse supersticioso, ¿por qué no? A lo mejor resulta.

No obstante, la confianza es la fe de primer orden, más que creer o saber que existe, es establecer un trato con Él. Confiarle la vida, dársela para que haga con ella lo que quiera. Más que pensar que en todo me irá como yo quiero, es saber que todo es bueno si viene de Dios.

Usualmente nos movemos entre los tres tipos de fe. A veces resultamos más supersticiosos, otras contemplativos y generalmente indiferentes.

La fe no es fe y es sólo superstición en tanto yo considere que por ir a Misa o rezar siete veces una oración a determinado santo el novio me va pedir matrimonio o me sacaré la lotería. Dos veces han adjuntado a este blog como comentarios a los post sobre el amor,  unas oraciones a santos cuyo contenido versaba más sobre la magia que sobre una sana devoción. Por supuesto no las aprobé aún cuando el envío haya sido bienintencionado.

No se trata de atar ni retener ni osar en cambiar las cosas según la conveniencia de cada quien basándose en magias y supercherías pues por ingenuas e inocuas que parezcan esas ‘oraciones’ rondan con lo demoníaco. Muy parecidos son esos correos electrónicos que  suelen llegar de vez en cuando a unos y otros, llamadas cadenas de ‘oraciones a santos’ para la supuesta solución de  problemas relacionadas con el amor, el dinero o la salud pero con una advertencia final que suena amenazante: “Si no envías este correo a ocho amigos no se te concederá tu pedido”, etc. ¿Qué santo sería capaz de condicionar de esa manera?

Quien obedece a estas cosas no entiende nada de Dios ni tiene trato con Él. Son, a lo mejor, los descendientes de quienes creyeron decepcionados que Cristo venía como un líder político a solucionar los problemas de esta vida, sin más; y que al ver que no sucedía así, decidieron crucificarlo y lo abandonaron.

Esto sólo es posible cuando el que cree no cree en un Dios – Persona que ama, siente, goza y padece como uno, sino en un Dios Energía que puede manipular según le plazca. Ser pobre, estar enfermo o no tener pareja, no es lo peor; lo peor es ir al infierno, ¡y pensar que hay gente que cree que lo peor es morirse cuando lo verdaderamente peor es no creer en el infierno!

Los católicos vamos a entrar al año de la Fe hasta noviembre de 2013; ojalá que sea el año de muchas conversiones de católicos en auténticos católicos y de más ateos en ardorosos creyentes, luego de haber experimentado que la fe es confiar en Dios al punto de dejar que su voluntad y la nuestra sean una sola operando en el mundo.

No todo lo que creemos bueno es verdaderamente bueno, no todo lo que creemos urgente es verdaderamente urgente, no todo lo que creemos importante es verdaderamente importante. ¿Es bueno ser ricos?, sí, pero no siempre es necesario ni importante. Si cada día nuestra voluntad es una sola con la de Dios, nuestras expectativas sobre nosotros mismos y los demás habrán sido superadas.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s