Esa mirada

Cristo y el joven rico - Heinrich Hoffmann

Cristo y el joven rico – Heinrich Hoffmann

Desde los diez u once años he vivido bajo su mirada, me he mirado en sus ojos y he querido saber a quién miraba, qué entretenía su atención, allí, a mi derecha, mientras le hablaba.

La primera ‘foto’ –como la llamo yo- que decidí conservar, me la regaló mi hermano, hace ya muchos años, a cambio de una mía que había perdido. Me la dio dentro de un marco de madera cubierto con papel dorado, lo colgué a un costado de la ventana de mi estudio en Tarma y desde ahí me acompañó todas mis horas de tareas y juegos cuando aún era una pequeña estudiante de colegio. Viajó conmigo, me acompañó de Tarma a Lima y de Lima a Buenos Aires. Ahí donde iba lo llevaba. Él en esa foto y yo con esa foto donde está Él siempre mirando a la derecha. Qué mirada tan tierna, inconmensurable y al mismo tiempo inquietante.

Sin embargo, como un quiebre de discontinuidad, a mi regreso de Buenos Aires a Lima olvidé traerlo. Entonces, tiempo después, podría decir que la misma foto me volvió a salir al encuentro. Mi hermana se había comprado un ejemplar más grande en la librería Paulinas y  yo, apenas lo supe, fui a comprarme uno igual y he aquí, que sigo estando bajo su mirada como antes y como siempre.

Cada vez que lo miraba, hasta hace muy poco, solía musitar a mis adentros: ¿Qué miras? Y pensaba que a lo mejor me veía a mí en el futuro haciendo de las mías y dándole la espalda… o el desenlace de todo. Y le decía convencida: Tú estás más allá del tiempo.

 Y he aquí que hace unos días  inesperadamente, así como llegan las cosas bellas de la vida que tanto uno quiere -justo ahí cuando no se espera- ¡por fin! descubrí qué miraba, o mejor: a quién miraba.

Cuando vi el cuadro completo, la escena aquella desconocida para mí hasta entonces, quedé perpleja. Oh Dios, pensé. Era una ‘foto’ pequeña en la esquina de una hoja dominical que le habían regalado a mi nana. Ahí estaba, Él a cuerpo entero, con esa mirada, con esa ropa, con esa quietud y con esa intensidad; y ahí estaba de pie con los brazos y manos extendidos en ademán de seguir adelante mientras contemplaba – ¡Él contemplaba!- el rostro compungido y dudoso del joven que se acercó a preguntarle qué más debía hacer para ir al Cielo, pues ya lo había hecho todo.

Oh my God, pensé enseguida, pues si lo miraba a él, también me miraba a mí. Todo el tiempo esa mirada era para mí, estaba puesta en mí invitándome como aquél chico, a ir con Él.

Llegué a casa e indagué por la red cuál era ese cuadro, quién lo había pintado, dónde estaba. Porque ya sospechaba yo que se trataba de una muy interesante pintura. Y he aquí que lo descubrí. El nombre de la escena es Cristo y el joven rico y fue obra del pintor alemán Heirinch Hoffmann  que debió hacerla a fines del siglo XIX; el cuadro está en la Iglesia Riverside de Nueva York. Jamás hubiera imaginado que estaría en Estados Unidos y en una preciosa iglesia gótica, según parece, ‘interconfesional’.

Ahora ya sé a quién mira con esos ojos cristalinos de intensa mirada, ahora sé su amor y desconcierto; es Él en el preciso instante cuando invita a seguir por su camino, mientras lee y lo traspasa con el fuego amoroso de su mirada, a ese joven rico que decía haberlo hecho todo, que ciertamente era bueno pero al que le faltaba algo más, siempre algo más. Quizá haberse dejado alcanzar por el embeleso de esa mirada.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Vivencias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Esa mirada

  1. felipe dijo:

    si amiga muy bella mirada, y es mas bella su voz escucha su voz, el habla al corazon….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s