La familia como escenario cultural

La casita del árbol -Guadalupe Moreno Sanz

La casita del árbol -Guadalupe Moreno Sanz

Descubrir el significado de la etnografía me ayudó a darle sentido al trabajo de tesis que pretendía realizar para mi maestría en Comunicación y Cultura.

El tema era sobre la familia, la crisis por la que atraviesa y los nuevos conceptos y cambios entorno de ella.

En tanto así, se trataba de un campo demasiado extenso que había que redefinir y precisar, es decir, delimitar el área de estudio haciéndolo más concreto.

El planteamiento final fue estudiar la familia desde la perspectiva cultural y comunicativa por lo que hice investigaciones al respecto que compartiré en este blog.

Una vez que tuve este acercamiento a la etnografía, a su importancia y sus herramientas, centré mi atención en la relación cotidiana de los miembros de una familia, lo que me conducía directamente al estudio de la ‘microcultura’, según lo planteado en textos de Edward Hall e Irving Goffman, principalmente.

Es así que opté por quedarme con ese objeto de análisis pero no sólo para observar el día a día de una familia, cualquier familia, sino de las familias recién constituidas, esas que están en un importante proceso de adaptación y de cambios.

La etnografía me presentó una alternativa nueva que es analizar de cerca la convivencia familiar – que se presenta como una atmósfera cultural- en base a los estudios de Edward Hall, con tal de encontrar la sintonía imperceptible de aquel ‘lenguaje silencioso’ que podía echar luces sobre conflictos y acuerdos familiares.

Es verdad que tal vez el ‘lenguaje silencioso’ al interior de un hogar no sea el único capaz de mostrar sus conflictos y desacuerdos, pero sí uno de los más importantes, si resulta ser como afirma Franz Boas, que “La comunicación es el meollo de la cultura y aún de la vida misma”.

O como afirmaría el propio Hall: “La idea de contemplar la cultura como comunicación ha sido beneficiosa porque ha planteado problemas en los que no se había pensado antes y ha proporcionado soluciones que podrían no haber sido posibles de otra forma” (El lenguaje Silencioso pp114).

Muy pocos estudios se deben haber hecho desde el ángulo de ‘cruces de culturas’, más aún si de lo que se trata es analizar la vida en común de recién casados o unidos en convivencia, quienes inconscientemente  llevan en sí mismos una serie de patrones, conductas, costumbres y creencias diferentes a las del otro.

Probablemente sean hijos de familias parecidas, del mismo nivel socio económico y hasta de la misma cultura pero que no dejarán de pasar por las dificultades de compatibilizar finamente sus semejanzas y diferencias.

En el proceso de investigación una joven mujer casada comentó: “Mi mirado y yo somos del mismo entorno; sin embargo, cuando me casé con él aprendí a celebrar los cumpleaños familiares con tortas de chocolate y a desayunar con pan y mermelada, pues en mi casa mi papá, en mucho criado por españoles, nos enseñó basar el desayuno cotidiano en fiambres y embutidos”.

No creo que la sociedad actual desde su postura individualista  esté contribuyendo a llegar a algún acuerdo dentro de la crisis de la familia sino todo lo contrario; pues si se parte del supuesto que todo mundo tiene sus propias verdades y todos deben respetar la verdad del otro y donde se supone que cada quien debe ganar y ninguno ‘perder’, poco se está llegando a soluciones concretas. Cómo llegar a un acuerdo si nadie quiere ‘perder’ y si cada quien quiere respetar al otro pero sin concordar con él.

Muchas divisiones se dan en nombre de un respeto mal planteado. Una cosa es el respeto por las posturas y costumbres del otro y otra cosa diferente, es el respeto que debemos a la verdad y al deseo de llegar una comunicación, es decir, a una auténtica ‘puesta en común’, lo que siempre implicará una renuncia o una pérdida, como se prefiera llamarlo.

Si verdaderamente la comunicación se basa en la empatía y la comprensión más que en una fría tolerancia, muy pronto se podrá vencer  aquél  concepto barato que afirma que el amor es un mero ‘bienestar’ y complacencia.

Por otra parte, Hall nos habla del espacio que virtualmente lo organiza todo en la vida y cómo éste ordena las actividades. Sería de mucho interés ver los espacios que comparten los esposos, la manera en que han distribuido sus propios espacios personales y en que han demarcado sus territorios.

Muchos incluso presentan situaciones complejas al haberse ido a vivir a la casa paterna de uno de los cónyuges. En esa situación, quien tiene que buscar un lugar e ‘inventarse’ un espacio es el que no es hijo del dueño de casa: El yerno o la nuera.

En esa misma dirección apunta la acelerada construcción de departamentos cada vez más pequeños para familias cada vez menos numerosas. (Continúa)

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Comunicación/Sociedad, Familia/Maternidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La familia como escenario cultural

  1. “Los ojos son el espejo del alma”, esta frase encierra toda la sabiduría contenida en siglos de historia humana. Los ojos son la expresión máxima de la conversación sin palabras, de la comunicación no verbal, ya que incluso se han realizado estudios con primates, gorilas y monos rhesus sobre todo y se ha constatado que los ojos son el primer indicador de estado de ánimo de éstos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s