Las cosas increíbles que se hacen por amor

El vuelo de los enamorados - Sonia Koch

El vuelo de los enamorados – Sonia Koch

Son numerosas las cosas increíbles que nos hace el Amor y que hacemos por amor. Muchas veces ese Amor nos fuerza, pelea con nosotros como cuando tumbó del caballo a Saulo y lo volvió ciego o cuando luchó toda la noche con Jacob, que era un hombre ladino, para al final  vencerlo y hasta cambiarle de nombre: Israel.

Con nosotros también lucha el Amor y nos vence; y lucha porque nos cuesta dar la vida y entregársela. Dios tiene que luchar con el hombre y su orgullo, para llegar a unirse con él, dice el padre Villarroel en la continuación de sus meditaciones del Cantar de los Cantares. Pero lo lindo de todo es que muchas veces nos dejamos vencer como  aquellos que se deciden por Él. Dejarse vencer por Dios es una gracia inmensa.

Gracias a estas meditaciones sobre el Cantar de los cantares hechas por el padre Villarroel cada vez me convenzo más del  irrenunciable paralelismo entre el amor de Dios y el alma y el que hay entre un hombre y una mujer. El Amor llama a la puerta y trata de forzar la cerradura de nuestras almas, así como ocurre con el otro amor –el de la Tierra- cuando nos impulsa a actuar, a dar pasos y hacer cambios favorables. Creo que el amor que un hombre encuentra en un mujer aquí en la Tierra y viceversa, es la escalera corta que nos debe conducir a Dios; él o ella debe conducir nuestra alma al Amor de los Amores, al Novio entre los novios, de lo contrario no valdría la pena. Después de eso nada será más importante. Porque quien nos ama nos acerca a Dios.

El Amor nos da la esperanza, ésta es el don de Dios que nos une con la Eternidad, dice el P. Villarroel. Con la esperanza no se entienden las cosas pero se desean, es cosa de la voluntad no de la inteligencia, con la esperanza se busca al amor de mi alma, con la esperanza se busca el bien, la esperanza da vida. La esperanza no amilana, siempre va adelante, impulsa al esfuerzo, a quitarse la piel y poner el hombro. Impulsa a seguir al Amado y al amado.

El amor humano sólo es fuerte si su base y su centro es Dios y entonces será valiente y será un amor más fuerte que el miedo. El p. Villarroel sostiene que hay algo más que da el Amor que es el don de piedad, que es estar a gusto en la casa de Dios, con las cosas de Dios; muy diferente a la virtud de la piedad que es el estar a gusto con los padres, honrarlos, amar nuestra familia, etcétera pero por supuesto en un plano más humano; mas el don de Piedad eleva la categoría nos hace ir más allá de la familia y los padres y nos lleva a estar a gustos en la casa de Dios, con las cosas de Dios.

El secreto de la gente con esperanza, el secreto de los resistentes en el amor humano es el don de Piedad, esa dimensión contemplativa de saber que Dios siempre está ahí y actúa a cada instante en nuestra vida. Sólo a partir de eso será posible amar auténticamente y ser fieles.

 Hoy la gente entiende muy mal el don de piedad, parece que fuera para pocos. Hay quienes no comprenden, dice el padre, cómo es que hay gente que se sienta a gusto en retiros espirituales o decida dejarlo todo por ser sacerdote o religiosa, dejarlo todo por amor a Dios. Eso no es razonable y menos en los tiempos en que vivimos, pero así es el Amor, lleva a hacer cosas increíbles y descabelladas por Dios y en consecuencia por los demás.

Del mismo modo, hacemos cosas poco razonables por nuestros amores de la Tierra a la vista de muchos, pero es que así es como actúa el enamorado, el auténtico enamorado, no el ilusionado ni el apasionado. El Amor auténtico lleva a hacer cosas increíbles pero lo que prueba que se es movido por un amor verdadero es lo que se haga, es decir, los frutos. El amor cabal sólo llevará a hacer cosas buenas, maravillosas y hasta heroicas por Dios y por los demás, nunca será autodestructivo ni destructivo.

La piedad, insiste, el padre Villarroel, es  estar a gusto en casa. En la casa paterna en la Tierra y en la casa paterna del Cielo aquí en la Tierra. La piedad es un don interior, es estar en casa con Jesús y si Él está todo es paz y tranquilidad aunque surjan contratiempos. Aunque pareciera que los conventos se están quedando vacíos o que la Iglesia atraviesa problemas. Sin duda, considero que lo mismo ocurre a nivel más humano, si estamos con Él en casa (en el corazón), no importa si estamos solos, si nos falta el dinero, si están lejos los que amamos o se fueron, si la enfermedad llega; porque teniendo lo más importante todo lo demás tarde o temprano tendrá solución.

El quid es no ser frívolos sino aceptar el don de Dios. El p. Villarroel cuenta que lleva años predicando y siempre son pocos los que escuchan; que se planifican proyectos comunitarios y pocos se aplican. Como aquella que hace de todo por encontrar al príncipe Azul, va a fiestas, se sube a aviones, hasta pone anuncios; pero no pasa nada. Es que en todo plan personal y comunitario hay que dejar actuar a Dios, dejarse llevar por Él, es decir, aceptar el don de piedad, estar en casa y desde ahí recién obrar.  Cristo es el que verdaderamente nos mueve y nos conduce.

Cap. 5, 4 Cantar: “Oí la voz la voz de mi amado que me llamaba; “ábreme hermana mía, compañera mía, paloma mía, preciosa mía; que mi cabeza está cubierta de rocío, y mis cabellos, de humedad de la noche”. Me quité la túnica, ¿tendré que ponérmela otra vez?. Me lavé los pies, ¿tendré que ensuciármelos de nuevo?. Mi amado metió la mano por la cerradura; !cómo se me estremeció el corazón! Me levanté para abrir a mi amado. (…) Abrí a mi amado pero mi amado ya se había ido. !Se me fue el alma tras de él! Lo busqué y no lo hallé, lo llamé y no me respondió”.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Cantar de los Cantares, Espiritualidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las cosas increíbles que se hacen por amor

  1. natalia dijo:

    Que lindo, eso es cierto, a mi me pasó cuando me dejé totalmente en manos de María, cuando quería estar o hacer sólo lo que Ella quisiera para mí, entrar en un convento , quedarme soltera, lo que quisiera, ahí recién apareció mi amado esposo como un regalo del cielo. Lo malo es que uno se olvida de todo eso de entregarse totalmente y perdiendosé así los mejores regalos del cielo. Siempre pienso que dura soy que duro somos y que paciencia nos tiene Dios. y bueno.

  2. abi dijo:

    esoo es muui ciierto me pareciio lindooo graciias por eso… besooss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s