El lugar de mis sueños bajo el cielo de Dios

Bajo sus ramas todo es posible

El árbol de mis sueños – Valeria Franco

Quién recuerda lo primero que vio en su vida. Probablemente los ojos de mamá, la primera sensación en nuestra piel el contacto de sus manos; la primera voz que oímos la de nuestro padre aún estando dentro del vientre. El primer sabor el de la leche materna y el primer aroma el de nuestro hogar. Quién recuerda.

Tuve la suerte de crecer en una casa grande de dos patios y dos jardines y bajo un cielo límpido de estrellas blancas y quizá una de mis primeras rabietas fue la de no conseguir que la luna no me siga adonde corría. Corría de un extremo a otro y ella me seguía, me daba  impaciencia. ¿Cómo huir de ti?, pensaba hasta que un día sentada en la banca de junto al jardín le descubrí ojos, mejillas coloradas y boca sonriente. Le vi el rostro entre la enredadera del huerto junto al árbol de ciruelos. Me hice su amiga y siempre que pude fui ingrata con ella. La luna… y ahí debajo de su luz germinaron mis sueños.

Papá me regaló un Atlas y  recuerdo  cómo me relamía estudiando los países y banderas y el significado del nombre Perú. Tía Ofelia una vez me regaló unas muñequitas con trajes típicos de otros países y yo quedé fascinada. Quería ir a Italia y buscaba a Italia en las estrellas, qué tan lejos estaría. Esa distancia me fascinaba, ese cambio de horario, ahí despertó mi gusto por lo extraño y remoto.

Así fue como decidí que sería diplomática. Periodista o abogada, pero diplomática. Sostuve con firmeza y determinación mi decisión hasta los dieciséis. Después me distraje y descubrí el amor y el dolor que vinieron juntos.

Pero tuve tiempo para soñar ¡y cómo soñaba!; tuve un lugar y ¡qué lindo era!, los jardines, el patio, el cielo estrellado, las plantas y las flores, los arbustos, el frío serrano intenso que me ajaban las manitas, el silencio. ¡Qué silencio! El aire también era puro. Todo era puro, las ollitas de barro con las que jugaba, esas que mi abuela me traía de Huancayo, los yases de tía Carmen y sus pelotitas de colores y esas revistas que mamá había contratado para que me llegaran a casa. Mi primera revista que me llegaba por correspondencia. Tocaban el timbre y mi nana salía:

_ ¿Aquí vive la niña Mercedes Sarapura?

Sí decía ella y le entregaban la revista Aguiluchos.

Sé bien que esas revistas me llegaban incluso antes de que yo aprendiera a leer. De eso tengo claro recuerdo. Ya después me hice amiga incansable de Humonegro, la tira del niño africano que resolvía con pericia las dificultades de su entorno. Humonegro solucionaba problemas y eso me llenaba de asombro, era un niño arquitecto.

Con los años, ya siendo tía de Cristina encontré que mi hermana hizo lo propio con su pequeña hija. Cris recibía “Aguiluchos”, qué gusto me dio ver que la revista gozaba de buena ‘salud’ al igual que Humonegro a pesar del tiempo. Mis revistas las tenía completas hasta que partí de Tarma a Lima. De ahí les perdí el rastro. “Aguiluchos” era y es aún la revista para niños de los misioneros combonianos. Los padres de la catedral de Tarma eran combonianos, unos maravillosos sacerdotes combonianos alemanes.

Así fue que inmersa en ese mundo vieron la luz mis sueños, los mejores, ahí fue donde decidí quien sería, por lo menos en esencia, ahí  en ese lugar azul y remoto, dulce y de una extraña fría calidez.

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida, Vivencias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s