Volver a “Sensatez y Sentimientos”

Sensatez y sentimientos

Sensatez y sentimientos

Si ya lo diste todo, si fuiste generosa y te diste como se dan las aguas de los arroyos cristalinos, si fuiste niña y mujer, si le invitaste a habitar en el escondite secreto de tu corazón… y aún así se fue, no puedes hacer nada salvo dejarlo ir y ser como los árboles: fuerte y generosa. Sostenerte en tu amor – que el amor se sostiene en sí mismo- y permanecer con los brazos extendidos para dar y recibir.

Es la epidemia de nuestros tiempos, la muerte temprana del amor, es la consecuencia de eso lo que te pasa. Bien decía alguien que conozco que las penas de amor dan risa e impaciencia hasta que nos ocurren.

Alguna vez estuve como tú; e incluso peor que tú porque también es verdad que las penas de uno son únicas ¡qué las vamos a comparar!, pero fíjate que me acordé de los árboles, de su fuerza digna y su copiosa generosidad con todas las especies de pájaros, con las lombrices, con el viento y los rayos del sol y siempre en el mismo lugar, siempre permanentes como lo es el más fervoroso amor.

Qué importa. De tiempo en tiempo la vida nos hace jaque mate y nos empuja a volver a comenzar, a desandar lo andado, a confirmar, a reafirmar, nos invita a arrepentirnos y a girar el timón que lleva el curso de nuestra vida y todo con el mismo propósito de probarnos la paciencia y la fe contra toda realidad contraria.

Pero que tu fe más que arraigarse en la esperanza se base en la fuerza del amor que es capaz de renunciar, de ser libre y de dar libertad pensando en que un día no muy lejano serás sorprendida por la alegría y que entonces ya no deshojarás margaritas, ya no te preguntarás qué piensa, ni  dudarás ni tendrás fe ni esperanza porque habrá llegado el mismísimo amor para darte abrigo; entonces dormirás feliz entre los brazos de quien te ama, no llorarás, velará por ti y ¡no serás nunca más la abandonada!  Mientras tanto, paz a tu corazón que si lo diste todo tendrás la satisfacción de quien cumplió cabalmente su misión.

¡Estos consuelos de amor suelen ser tan inútiles como la gasa sobre la herida que sangra!… pero ahí están, las dejo bien puestas porque tarde o temprano sirven como sirve volver sobre las líneas de Sensatez y Sentimientos  de Jane Austen para comprobar una y otra vez la vigencia de su historia en nuestras vidas como cuando nos debatimos entre la razón y el corazón; pero ante todo tiempo al tiempo que todo duelo lleva su curso.

Pienso que también deben ser válidos para otro tipo de emprendimientos en la vida porque a más de uno le habrá pasado eso de haber intentado tantas veces algo sin que le dé resultados y ¿cómo volver de ello?, ¿cómo volver a la paz si la renuncia impuesta duele tanto? Cada quien encuentra caminos para salir otra vez a la luz así como yo encontré el mío cuando los árboles me comunicaron su secreto.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s