Pídeme lo que quieras

Dar sin esperar - Gonzalo Haro Domenech

Dar sin esperar – Gonzalo Haro Domenech

La fe en Dios es pedirle lo que se quiere estando seguros de que lo concederá, el amor a Dios es permitirle a Él que pida lo que quiera, que estaremos dispuestos a dárselo.

Un ser loco de amor tarde o temprano llega a decir semejante enormidad: ¡pídeme lo que quieras! Claro, también los simuladores del amor como la ilusión o la pasión ciega llevan a eso, como aquella pasión que hizo perder la cabeza a Herodes al proponerle a la guapa y turbia Salomé que le pida lo que quiera que él se lo daría, jamás imaginó lo que le iba a costar.

La ilusión y la pasión remedan muy bien al amor y pasa como esos productos adulterados del mercado, que tienen toda la apariencia del original pero que una vez probado se descubre la estafa.  El indicio es que el amor nunca pedirá nada que lastime al otro ni así mismo, nunca llevará por el camino del mal. La pasión  ardorosa sí, así como la más cándida ilusión.

Aquí me refiero al amor que lleva a confiar primero y a confiarse, después. Confiar en que el amigo me ayudará a resolver mis problemas y luego a confiarle mi propio ser. Esa es la gratitud, el no olvidar nunca y la gratuidad el darse así porque sí.

Aquella frase es temible porque no es posible decirla a cualquier sin sentir temor. Ni al propio Dios que resulta exigente por un lado y por otro, porque amamos mucho lo poco que tenemos que no son más que puras preocupaciones de esta vida por no perder lo poco que se ganó con tanto esfuerzo. Es lo que le pasó al joven rico que se encontró con Jesús, tenía fe en Dios pero le faltó más amor.

O el aturdimiento de aquel mendigo al paso del rey, cuando éste en lugar de darle primero, le pidió algo. Me divierte imaginar la cara del mendigo -de los que nos sentimos víctimas de la vida- y que encima de todo ¡el poderoso rey en lugar de ayudar pide algo!, qué ‘indignante’. Pero en ese inesperado gesto se encuentra el corazón de la vida.

Difícil es imaginarse a un rey poderoso en estado vulnerable tal y como cuesta imaginar a las personas fuertes que siempre nos protegieron en estado crítico. No hace mucho me pasó con una amiga que siempre valiente y fuerte pasaba por una dura experiencia, me sorprendí asombrada de su fragilidad.

Es demasiado imaginar a un Dios  ofendido a quien más allá de pedirle cosas debemos consolar pero ésta también es parte de la realidad que nos resistimos a ver. Sólo el amor es capaz de mover a una entrega auténtica, a un pídeme lo que quieras (sabiendo por supuesto que no se nos pedirá nada malo ni injusto); sólo la confianza plena por amor moverá a firmar un ‘cheque en blanco’.

Con sorna se mira esto porque hoy todo mundo desconfía y el otro que decimos amar en el fondo es sólo un contrincante con el que intercambiamos frías jugadas. Aquél es sólo una apuesta, una conquista, alguien a quien vencer. Lo curioso es que ni a Dios se lo decimos aún cuando tanto confiamos en que Él nos solucionará los problemas de la vida.  Quién se atreviera a decir: Te pido amor, paz, felicidad… pero a cambio pídeme tú esto que te pido y más.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones, Espiritualidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pídeme lo que quieras

  1. Liliana dijo:

    Mira Mercedes que bendicida he sido! en que el blog del Buen Amor me recomendara el tuyo…escribes hermoso,sencillo,claro.
    ! No he sido estafada !!!…preciosoooo tu blog.
    Aqui me tendras fielmente…te lo aseguro.
    Gracias y mil bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s