Al final siempre la Esperanza

Crisma Navidad - Alejandra Natale

Crisma Navidad – Alejandra Natale

Mis mejores amigas están tristes, ambas porque pasarán Navidad lejos de personas que quieren mucho. A fin de año suele pasar que se siente un vacío en el estómago, quizá porque el contacto con el término de un periodo es como asomarse a un abismo oscuro y aterrador donde se ven rodar las cosas que se perdieron, de las que nos despojaron o a las que renunciamos o aquellas que todavía no hemos conseguido, no digo ya sólo cosas, proyectos sino especialmente afectos y personas. Ver ese panorama estruja el corazón y produce dolor.

Hace años encontré un artículo periodístico que hablaba sobre la nostalgia en los tiempos navideños, incluso es el tiempo en que se reportan, según dicen, muchos suicidios, situación extrema y lamentable en la que muchos no saben encontrar salida a su congoja.

Sin embargo, qué paradoja, la Navidad es un acontecimiento crucial en la historia de la Humanidad, el acontecimiento del nacimiento de Dios hecho hombre como nosotros que nos viene a redimir precisamente del ‘sin sentido’ del dolor y el sufrimiento. Desde entonces, cualquier cosa que nos duela en el cuerpo o en el alma no será por gusto ni se perderá en la desesperación sino por esperanza sabremos que es por algo mejor, por el bien de nuestras almas. Gracias Jesús hay esperanza sin él no la habría. ¿Para qué luchar?, ¿para qué construir?, ¿para qué soñar y esperar si al final no hay vida y si la hay es infernal?, pero gracias a Jesús eso cambió para siempre, entonces ¿cómo no celebrar? En Él todos son encuentros y nada pérdidas ni despedidas.

Todo en la vida tiene solución salvo la muerte, decía mi abuela; y yo digo que hasta la muerte porque luego de ella hay Vida. Esa es la historia y ese es el destino nuestro. Al final siempre la Esperanza, al final de toda historia triste por triste que sea, la esperanza; al final de toda vida, esperanza; al final de cualquier tipo de pérdida o fracaso, la esperanza; al final del llanto, la esperanza; al final de cada año, la esperanza.

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Al final siempre la Esperanza

  1. natalia dijo:

    Me hizo muy bien tu reflexión, ya que estas navidades toda mi familia está lejos, y la he pasado sólo con mi esposo, no podemos tener hijos y el diablo te tienta para que en vez de alegrarte por esta gran fiesta uno piense en lo que no tiene en vez de todo lo que se tiene y que Dios te va dando, regalando cada segundo de esta vida. Gracias Mercedes, por recordarnos mediante tu blog, cosas que uno por soberbia, por querer, creer poder resolver todo uno sólo, sin confiar en Dios plenamente no se entrega totalmente, perdiendo así toda esperanza, alegría etc, Feliz nuevo año!

    • De nada Natalia, no tienes nada que agradecer… yo también quiero muchas cosas y nos las tengo pero cada día aprendo un poquito a agradecer no tenerlas porque esas zonas vacías y sombrías de la vida nos recuerdan que hay algo más por dentro… esconden un indescifrable Tesoro. 🙂 !Feliz año, Dios los bendiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s