A prueba de fidelidad

El Recuerdo - Sonia Koch

El Recuerdo – Sonia Koch

Encontré en  facebook un simpático cartel sobre el “sexo seguro”, que es el eslogan con el que se publicitan los preservativos pero esta vez con un mensaje plausible: “Sexo seguro… casarse y ser fiel bajo la bendición de Dios”. Entonces reparé en la fidelidad, qué gran cosa es la fidelidad y cuántos murmuran con sorna de ella desde sus amargas experiencias de malicia.

Se trata de la fidelidad no sólo a las personas amadas sino fidelidad a la propia palabra, a las promesas, a uno mismo y a Dios. ¿Por qué seremos tan cambiantes como la luna?, En un momento dado Julieta pide a Romeo que no le jure su amor por la luna que es cambiante y es que aunque enamorada sabía lo que pedía; qué poco se cumplen las promesas hoy, cuán infieles somos y cómo cuesta poner la última piedra a todo lo que con entusiasmo e ilusión se comienza.

 Mucho se celebran los comienzos pero cómo con el tiempo cuando aparecen las más inimaginables adversidades nos echamos atrás y salimos del camino como podemos.

La fidelidad es una virtud muy importante y creo que sólo es propia de  valientes. Cuando pienso en ella como ejemplo ineludible se me presentan los mártires. Aquellos que están dispuestos a dar la vida por sus amores: Jesús, la Patria o sus ideales, claro que en muchos casos éstos últimos  tristemente oscuros y equivocados, pero nadie pondría en entredicho la actitud férrea de aquellos que por lo que más amaban respondieron con su propia vida sin disculpas ni excusas. Qué difícil es, qué difícil es ser fiel. Como reflexionaba Vargas Llosa en su ensayo la Civilización del espectáculo, cuántos jóvenes occidentales estarían dispuestos hoy a jugarse la vida por sus ideales de justicia, democracia, igualdad, digo yo de fe y amor a Jesucristo como lo hacen los pobres fanáticos suicidas de Medio Oriente, porque hay que ver que esa gente está muy convencida de lo que lucha. Muy pocos estarían dispuestos a jugarse por la Verdad y el Bien, cuando los fanáticos del mal se lanzan con fiereza a destruir el mundo.

Cuando a Jesús lo prendieron ninguno de ellos, sus amigos, estuvo a su lado. Todos volaron aterrorizados. Sólo el más pequeño permaneció fiel a su lado hasta la Cruz. Seguramente hace falta un corazón puro como el de un niño para ser fiel hasta el final, para amar con locura y sin medida. Que todos tengamos corazón de niños para ser fieles a lo que amamos y a los que amamos con al hidalguía de un guerrero y la fortaleza infranqueable de un mártir.

La fidelidad es la hora del amor heroico, la puerta pequeña por la que sólo pasan los amores auténticos, el crisol en el que se distingue el amor del oropel; cosa parecida ocurre en el deporte en el que los atletas se preparan  la vida entera para alcanzar la victoria; o como los soldados en la guerra… qué más da si nosotros los que estamos vivos hoy sobre la Tierra somos parte de la Iglesia militante, somos soldados de Cristo y como tales debemos luchar por ser fieles a Nuestro Amor y a nuestros amores en todos los momentos de nuestras vidas.

SEXO SEGURO

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Amor/Relaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s