!Oh Paciencia!

La espera - Rossana Spalazzi

La espera – Rossana Spalazzi

El tema de la paciencia es muy grande, es incluso agotador abordarlo. No es fácil ser paciente, más aún cuando algo se quiere tanto o se precisa salir pronto de una dificultad.

El tiempo que llevo en este mundo he debido ejercitarme mucho y reiteradamente en la paciencia como ocurre con todo mortal sobre la Tierra, que a eso hemos venido.

Gracias al Cielo a lo largo de esos años no todo me ha sido fácil. Encuentro por lo menos tres situaciones difíciles en las que tuve que vivir y padecer con resistencia el fracaso y por ende, ejercitar la paciencia hasta conseguir lo que quería.  Tres situaciones en las que tuve que esperar años para ver los resultados, tras palizas de negativas y caídas. Lo que aprendí es que la dificultad siempre estará ahí para ejercitar la paciencia y  es que sólo gracias a ésta será posible nunca darse por vencido, no renunciar ni perder la fe. Ésta fidelidad, inexorablemente fecundada por la paciencia, al final otorgará mucha satisfacción independientemente de los resultados.

El paso del tiempo y el amor por lo que se desea son los componentes de la paciencia, sólo se espera, se comienza y se vuelve a comenzar cuando se ama mucho  o cuando se tiene mucha fe en algo, un ideal, una persona, un proyecto, Dios. Porque Dios es el sueño más grande al que todo humano aspira aunque no todos sean conscientes de ello.

¡Oh paciencia!, para volver a emprender un camino antes ya transitado, para volver a explicar lo ya contado. ¡Oh paciencia! para continuar la subida cuesta arriba, para poner la última piedra.

Una amiga tenía la singular costumbre de agradecer diciendo: “Gracias por haberme tenido paciencia y…” palabras que cada vez que las decía llamaba mi atención porque tenía razón, cuánto hay que agradecer al prójimo su paciencia, pues a fin de cuentas ¿qué se ama en el otro si no es su ausencia para extrañarlo, su presencia cuando hay que soportarlo; sus defectos para el consuelo de la propia autoestima, sus virtudes para la ayuda y su paciencia?

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a !Oh Paciencia!

  1. natalia dijo:

    Justo ayer pensaba en la poca paciencia que uno tiene, uno quiere todo ya! y que eso era porque uno tiene poca fe, no confía totalmente en Dios, que todo vendrá o saldrá cuando sea mejor, y de la manera que nos ayude a crecer, que Dios está ahí acompañándonos en este camino de la vida. Y que grande era nuestro papa al darse cuenta que el problema de la iglesia es la falta de fe y declarar el año de la fe. Porque andamos los católicos impacientes en la vida y si no nos sale algo ya caemos en depresión y todas esas enfermedades modernas.

  2. Liliana dijo:

    Como decia Santa Teresita de Jesus:

    . Nada te turbe,
    Nada te espante,
    Todo se pasa,
    Dios no se muda.
    La paciencia
    Todo lo alcanza;
    Quien a Dios tiene
    Nada le falta:
    Sólo Dios basta.
    Eleva el pensamiento,
    Al cielo sube,
    Por nada te acongojes,
    Nada te turbe.
    A Jesucristo sigue
    Con pecho grande,
    Y, venga lo que venga,
    Nada te espante.
    ¿Ves la gloria del mundo
    Es gloria vana;
    Nada tiene de estable,
    Todo se pasa.
    Aspira a lo celeste,
    Que siempre dura; Fiel y rico en promesas,
    Dios no se muda.
    Ámala cual merece
    Bondad inmensa;
    Pero no hay amor fino
    Sin la paciencia.
    Confianza y fe viva
    Mantenga el alma,
    Que quien cree y espera
    Todo lo alcanza.
    Del infierno acosado
    Aunque se viere,
    Burlará sus furores
    Quien a Dios tiene.
    Vénganle desamparos,
    Cruces, desgracias;
    Siendo Dios su tesoro,
    Nada le falta.
    Id, pues, bienes del mundo;
    Id, dichas vanas;
    Aunque todo lo pierda,
    Sólo Dios basta.

    Un besote,milll bendiciones.

  3. natalia dijo:

    Gracias lili, me vino re bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s