Cuerpo y alma

Idilica paz - María Leonarda Ascencio Saavedra

Idilica paz – María Leonarda Ascencio Saavedra

Nos enfermamos cuando bebemos la desesperanza y cuando grandes dosis de realidad nos hipotecan el alma. Ayer fue día de los enfermos y quién no lo está en realidad. El cuerpo sano tiene sus secretas quejas y el alma, oh el alma, sus cicatrices que destilan dolor y regurgitan rencores, a veces, más enferma que la mente y el cuerpo.

Cuando era yo más inocente pensaba que la gente que tenía dones psíquicos – o incluso espirituales- era porque algo de santas debían de tener; luego, mucho me costó aceptar que no; que son dones destacables del espíritu como lo puede ser a nivel físico el que alguien haya nacido más alto o esbelto que el resto.

Hay personas que tienen el escaso don de ver el futuro, otras de sanar, otras de la telepatía, etcétera pero que sin embargo, a pesar de ello pueden tener el alma en mal estado, lejos de Dios o todavía carente de fe. Lo que da la santidad no es el don extraordinario, sino el leve movimiento de la libertad hacia Dios. La fe, incluso más que la fe, el amor. En fin, llegué a ese punto porque considero que las enfermedades del alma son mucho más serias que las del cuerpo, aunque las primeras se teman más y duelan más.

Un día como hoy hace dos años falleció mi hermana querida víctima de un cáncer; me duele el hospital donde murió, ahí donde se concentran todos los dolores de la humanidad, el de enfermedades neoplásicas. Ahí desde donde se ve el abismo que separa la vida de la muerte, un abismo oscuro que sólo deja de ser desesperante si hay Fe. He llegado a pensar que uno se puede morir de cualquier cosa y siempre será menos doloroso que morir de un cáncer y más aún si se es joven. El cáncer es como una muerte previa, una muerte antes de la muerte que toma no sólo al enfermo sino a toda su familia.

Es el tipo de tragedia que duele a todos y purifica a todos, en tanto que cada quien sale de sí y saca lo mejor de sí para consolar, ayudar y cuidar al enfermo.

A medida que pasa el tiempo temo menos morir, sin embargo, veo la enfermedad como un tránsito difícil y en muchos casos ineludible, que hay que aprender a aceptar y pienso que la mejor manera de abordarla si llegara el momento, es preparar desde ahora el corazón, enseñarle que no debe tener apego a nada, a nadie ni a esta bella vida, ni al amor más grande en la Tierra, ni mucho menos a las riquezas, a nada; así nuestra alma se acostumbrará a marchar desnuda, desnuda y libre como un colibrí que vuela entre las delicias de las flores más lindas que le ofrece el jardín.

En cuanto a la salud del alma, qué decir, nunca olvido un documental que vi en televisión hace muchos años, en el que un  demacrado enfermo de SIDA agradecía haber contraído esa enfermedad porque gracias a ella había encontrado a Jesucristo, pude notar la paz y alegría que tenía en su corazón. De ahí que pienso que enfermamos de verdad cuando perdemos la luz interior, cuando adentro no hay camino y sólo extravío y que en cambio, estamos sanos cuando el alma cae cristalina como de una cascada aunque el cuerpo desfallezca de dolores.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuerpo y alma

  1. Liliana dijo:

    Que lindo Merceditas…que lindo y triste a la vez.
    Hace un ano pasamos por esta triste situacion con mi suegra.
    Aveces me siento asi a oscuras…que seria de mi sin la Luz Pura de mi JESUS.

    Un abrazote bien apretao muneca,mil bendiciones.

  2. Liliana dijo:

    Mi abrazo sincero,mi carino y oraciones para ti y los tuyos.
    La distancia no me impide estar contigo.

    Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s