Pro familia

Matrimonio - Lourdes C. Torres Gonzalez

Matrimonio – Lourdes C. Torres Gonzalez

No hay vocaciones para dedicarse a Dios, pero tampoco hay vocaciones para dedicarse a la familia. Las mujeres quieren tener hijos pero no marido o quieren tener marido pero no hijos. Los que son padres lo son muy a pesar de ellos cuidándose de no tener muchos y los que deciden vivir juntos se cuidan de casarse. El tema es que todo mundo se ‘cuida’, nadie se da sin cuidarse; en consecuencia no hay amor, porque el amor no mide cuando se entrega y esto aunque parezca locura es sabiduría absoluta.

La aspiración al matrimonio no se purifica, es un mero deseo humano plagado de intereses muy temporales y materiales que pueden ser buenos en sí mismos pero que no tienen ninguna relación con lo trascendental.

No se aspira a formar una familia sino a tener un amor a lado de cuya unión no se tiene ni idea de las consecuencias: hijos, sacrificio y una continua lucha cotidiana para permanecer juntos a pesar de las asperezas y arideces de la convivencia. En cambio, como sólo se busca al otro como objeto de placer momentáneo, cuando viene todo lo demás se busca huir y terminar con la supuesta historia de amor.

 Tal como a los padres del desierto los tienta el demonio del medio día -la asedia – en su camino de ascetas, la vida familiar y conyugal no están exentas de esa misma prueba y tentación, pero a nadie le importa prepararse, salvo ‘cuidarse’, dicen, en nombre de una responsabilidad que sólo encubre el propio egoísmo.

Por otro lado, las aspiraciones humanas han sido reducidas a meras aspiraciones  profesionales  las mismas que son atractivas no tanto por el servicio que entrañan sino por el prestigio,  estatus,  poder y  dinero que pueden dar. Cuántas locuras se hacen por dinero, poder, prestigio, cuántos hogares rotos en nombre del trabajo, en nombre de la falta de dinero, en nombre de una sedienta realización profesional que en el fondo  lejos de ser parte de una realización personal no es más que una mera satisfacción del propio ego.

Una mujer está dictando una cátedra y de un momento a otro la llaman de coordinación para decirle que su hijo ha sufrido un accidente doméstico. La profesora sale despavorida en auxilio de su niño. ¿Con quién estaba el pequeño?, ¿cuánto tiempo estaba sin sus padres? Una secretaria, casada y madre de familia, sale del trabajo a las 5:30 pm de la tarde y antes de ir a casa se queda a tomar un café con sus amigos, otrora a dar vueltas por las tiendas con las amigas. La llaman por teléfono desde casa para preguntarle a qué hora va a ir y ella arguye enfadada que no la molesten que está trabajando y que ya pronto irá; y esto mismo que hacen ellas lo hacen ellos bajo la excusa de que su casa está en manos de su buena mujer y sin imaginar que ella necesita de él para organizar el hogar.

He notado con claridad que los proyectos humanos son muy buenos pero que algo les falta cuando no se tiene a Dios. Sí, posiblemente que sin Dios les sobre libertad para hacer de las suyas, pero la falta de Él  nunca se puede llenar con ninguno de los caprichos que se den en nombre de su entera libertad.

Cuando quedó rota la relación entre Dios y el hombre, la vida humana era buena pero no pasaba de aspirar a la justicia; como ejemplo de ello está la ley del talión: ojo por ojo, diente por diente; el divorcio, el sacrificio de animales como ofrenda a Dios, todo eso estaba bien pero no era lo óptimo; cuando llegó Jesús la historia cambió, Jesús exigió más de nosotros pero al mismo tiempo se hacía más intensa toda felicidad sobre la Tierra y más aún, con la esperanza puesta en el Cielo cosa que antes de Él esto no era posible.

Sin Dios no hay Eternidad, todo es efímero, pasajero, endeble, inestable, vacuo y en suma, peligroso; porque el hombre busca seguridad y su auténtica seguridad sólo es Dios. Es razonable preocuparse cuando no hay fe, es razonable ‘cuidarse’ cuando no hay amor.

No hay vocaciones para dedicarse a Dios, tampoco hay vocaciones para el matrimonio; nadie quiere casarse porque nadie quiere parecer tonto por amor. Nuestro recordado Benedicto XVI dejó claro que la familia es la base fundamental de toda la vida y convivencia humana y sobre esto poco se pronuncian las empresas y los estados. Mucha lata dan los hijos, la mujer, el marido… pero qué vacía es la vida sin un hogar, sin amores por los que luchar y sacrificarse.

Ayer una amiga me comenta que una chica de su trabajo lloraba a moco tendido porque estaba embarazada, que ella y su marido no sabían qué hacer. Todas las otras que la escuchaban le increpaban y decían: ¡tonta, ¿por qué no te cuidaste?, ¡ya te fregaste!, ¿por qué no abortas?, tiró una como la mejor opción. Mi amiga intervino y les dijo: Soy la única soltera y sin hijos entre ustedes… todas ustedes son madres y no son capaces de entender lo que a ella le pasa. Tú, le dijo a la embarazada, sé feliz porque tu embarazo es una bendición. ¡¿Cómo una bendición?! Pusieron el grito al cielo las otras. ¡¿Qué voy a hacer con mi trabajo, tengo diez años ya en la empresa?, ¿qué hay de mi profesión?!…, dijo la embarazada. Mi amiga respondió: Nadie te quitará tu experiencia de diez años, ni tu título profesional. Ve a casa, dedícate a tu niño tres años y luego retomas ¿Qué problema hay?

Pasó el tiempo, la joven decidió tener a su niño y se dedicó a él un año y medio con el apoyo de su esposo; al cabo de ese tiempo la llamaron para ser directora de un periódico. Poco tiempo después de esto llamó a mi amiga para agradecerle el consejo que le dio y para contarle lo feliz que estaba con su marido y sus dos hijos varones.Fin de la historia.

Está claro que Dios bendice al que no cuida su vida ni guarda para sí con miedo y egoísmo. Al que tiene como prioridad el prójimo y el Bien. Al que no teme perder y da hasta que le duela. No es fácil, pero hay que seguir la lucha.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Familia/Maternidad, Mujer y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pro familia

  1. natalia dijo:

    Siii, cuan cierto es lo que escribís, pero uno es duro, cuantas veces uno dá un poquito y Dios te da 100 veces más, igual uno siempre anda cuidando sus cosas, su vida, sus sentimientos.
    Muchas parejas de amigos nos dicen que suerte que has tenido con Pablo, ustedes duran y se siguen queriendo y son felices pero porque son especiales, y me enojo y pienso, especiales ,raros , enfermos a que se refieren?) sólo nos amamos como Dios que dio su vida por nosotros , nos hemos dado todo el uno al otro y al hacerlo uno recibe 100 millones de gracias, pero como vos decis Merce, en esta sociedad eso que era tan basico, es incomprensible como les explicas tu formula , soy feliz porque le doy todo y el también! les respondes como hacemos y te responden casarnos nosotros no para qué si después te separas es un lio, etc, y me da pena, porque se sufre tanto por eso por ese egoísmo cuando Dios nos ha regalado el matrimonio donde uno al darse completamente y puede ser uno y ser querida como uno realmente es y así a la inversa y crecer más como persona y por ende ser feliz. se prefiere vivir sólo en el egoísmo, etc.

    • Sí, tienes razón Natalia… es difícil darse totalmente… además que aunque así sucediere no hay garantías de nada. El amor es un don y qué buen que tú hayas bendecida con eso y claro, ustedes ponen los medios para ser bendecidos. Si no se ponen los medios nunca se sabrá si es posible o no, el tema es que hay mucho miedo.:).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s