Un perfil sobre los varones y la familia

Yawar - Moisés Anturiano

Yawar – Moisés Anturiano

Detrás de la buena virtud de trabajador y progresista puede haber una visión materialista de la vida. El libro Al medio hay sitio de Rolando Arellano revela, de acuerdo a su interesante estudio de los seis estilos de vida en Lima, que la mayoría del estilo de vida “progresistas” son hombres; y que entre sus actitudes está que son “trabajadores, pujantes, utilitarios en su consumo, buscadores de rendimiento, con poco interés en la imagen, optimistas y buscadores permanentes de fuentes de progreso y que los hay en todos los niveles socieconómicos. (Al medio hay sitio pág. 100).

Mientras que los “adaptados” estilo en el que también la mayoría son hombres, son los que “respetan la tradición, son adversos al riesgo, están informados, se sienten interesados en familia y amigos, les interesa mucho su status en la sociedad, buscadores de marca como sinónimo de confianza y son adoptadores tardíos de productos”. (Al medio hay sitio pág. 100).

Para completar, en otro punto como respuesta a la pregunta “¿cómo son?” La respuesta para los “progresistas” empieza así: “Son relativamente individualistas…”. Mientras que la respuesta a la misma pregunta para los “adaptados” comienza así: “Son gregarios y hogareños y valoran mucho la amistad”. (Al medio hay sitio Pp. 81 y 89).

¡Qué cosa tan curiosa!, al igual que ocurre con las “modernas” y “conservadoras” como analicé hace un tiempo en otro post, aquí también se ve una contrastante diferencia en la importancia que da cada estilo de vida  -en el que la mayoría son varones- a la familia, los amigos, en suma, al lado humano de la vida.

Es preocupante notar que aquellos estilos de vida -“modernas” (mayoría mujeres) y “progresistas” ( mayoría hombres)- en los que se ajustan más los perfiles de ‘persona exitosa’ al que todo el mundo aspira, sean los estilos de vida que menos valoran la parte humana de la vida: la familia, la amistad. Mientras que los que aparentemente dan la sensación de quedar rezagados y ser los más vulnerables – “adaptados” (mayoría varones) y “conservadoras” (mayoría mujeres) – sean los que sí valoran más el hogar y los amigos.

Los promedios y estadísticas que presenta este estudio son muy interesantes ya que revelan indirectamente un síntoma de porqué la familia y los valores humanos están en crisis. Será acaso que ha trascendido un equivocado e incompleto concepto de éxito en la vida de las personas. ¿Cuáles serán las causas?, posiblemente la presión del consumismo, una competitividad descontrolada detrás de cuyo frenetismo no hay más que lucha de egos y poderes. Es como si el sujeto dijera: “No importa a costa de qué, pero yo debo salir adelante, ganar dinero, conseguir ese puesto, etcétera”, cosas y aspiraciones en sí mismas buenas pero que se desnaturalizan cuando se arriesgan los valores humanos.

Es así como una mujer puede pensar que es mejor ser una mujer divorciada pero gerente de un banco que una mujer que hizo algunas renuncias profesionales a favor de su familia.

Del mismo modo, con respecto a los varones. Se podría pensar que si el hombre es un capo en arquitectura no importa si luego, es un irremediable donjuán. ¿Por qué?, seguramente porque algunos dirán que “su vida privada” no importa.

En realidad sí importa porque la vida es una sola y lo que se quiere son personas íntegras, es decir, de ‘una sola pieza’ que no sólo produzcan y aporten a la sociedad materialmente sino moralmente.

Bien, aquí un detalle de cómo se entiende el ‘éxito profesional’ en nuestro medio y en nuestros días, un tanto separado del ‘éxito personal’; en suma, un poco lejos del éxito integral de un individuo. Del auténtico ‘éxito’ a secas.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Comunicación/Sociedad, Familia/Maternidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s