Jesús mío

ResucitadoJesús es la Persona más noble sobre la faz de la Tierra. Decir esto es poco y nada. Es el Hombre más bello, valiente, sabio, sensible y santo. Todo lo que las mujeres deseamos en un hombre para casarnos con él y ser felices. Jesús es Hombre, perfecto hombre, y Dios, perfecto Dios. No puedo escribir nada nuevo sobre Él.

Jesús es la santidad, la pureza, la heroicidad y la hombría. Jesús es todo, diría mi sobrina Cristina, ¡es Todo!

Y las mujeres tenemos un sitial muy especial junto a Él. Gozamos de su preferencia, de su trato especial. ¿Quiénes dicen que el cristianismo es machista?, ¿quién dice que la Iglesia Católica es machista? Sólo quienes no tienen intimidad con Dios.

En el corazón de Jesús no hay revanchas y por el contrario hay un lugar especial para toda mujer y por la historia de la Iglesia se sabe que por una Mujer entró la salvación al mundo. Todo lo demás, que se nos deje hacer o no se nos deje hacer a las mujeres, es minucia. Mientras no nos prohíban – como a los niños de su tiempo- acercarnos a Él, no nos importa nada. Mientras como mujeres podamos ser santas por estar con Él, el mundo es perfecto.

El Cantar de los cantares es un buen comienzo para entender y tener un trato cercano con Jesús. Este libro trata sobre la historia de amor entre un joven y una muchacha campesina, raída, quemada por el sol y es que será que ese sol es el mismo Dios que la quema con su amor.

jesus y pecadoraY a partir de este libro se puede descubrir una cosa asombrosa, que todas las almas estamos llamadas a ser esposas de Jesús. De modo especial las mujeres; y no sólo las consagradas – las monjas- sino, todas. Solteras, casadas y viudas. Todas. Por lo tanto podemos aceptar Su Propuesta de matrimonio, ¿y esto qué significa?, ¿en qué cambia mi vida? Aparentemente en nada, pero en lo esencial, muchísimo.

Si una mujer acepta fundirse con Jesús como el azúcar se mezcla con el agua, no hay vuelta atrás. Ahí comienza su nueva vida y puede dar Gloria aunque su vida sea opaca y pequeñita. ¿Qué es el matrimonio sino una fundición? Uno más uno no son dos en el amor, es uno.

Desde siempre me han llamado especialmente la atención las mujeres bíblicas, quizá por ser yo mujer y porque a partir de mi identidad femenina y proyectándome en ellas me entraba primero la curiosidad, el asombro, luego la atracción e inquietud de entablar con Dios la misma relación que ellas tenían con Él. La misma comunicación. Ese trato personal, de Persona a persona, y tan estrecho entre ambas partes. Porque el trato con Dios es eso, no un pacto de manipulación de nuestra parte ni magia. Y descubrir esa realidad comunicativa es todo un Acontecimiento como el encuentro de María Magdalena con Jesús Resucitado. Y es que ese trato es con toda alma humana, ya sea de hombre o mujer, claro.

Me llaman la atención, decía, las mujeres bíblicas como las del antiguo testamento: Rut, Judit, Noemí, etcétera, etcétera e incluso cuando he querido exaltar a alguna mujer que admiro mucho me ha gustado resumir diciendo: “Es como una mujer bíblica”. Por lo guapas y sabias, por lo santas y fuertes. Mujeres de una sola pieza.

También están las del nuevo testamento que son las que despiertan mi envidia porque vieron a Jesús y estuvieron junto a Él: Marta y María, las primeras, sus vecinas de Betania. De las dos me gusta más María, por ser la menos ‘hacendosa’ y la más contemplativa.

Jesús y su MadreMe gusta creer que María de Magdala no era la de Betania, me gusta pensar que fueron dos diferentes. Algunas veces se dice que son la misma. Lo cierto es que prefiero pensar que Magdalena fue la conversa que untó los pies de Jesús con perfumes y los secó con sus cabellos. Qué envida de mujer, hizo hervir de rabia a Judas Iscariote.

Juana de Cusa, Susana, María Salomé y otras Marías más hasta llegar a la Mujer más hermosa y bendita entre todas las mujeres: María, su Madre y Madre nuestra. Todas ellas llegaron a estar al pie de la cruz, todas ellas hicieron frente el dolor y amaron a Jesús con un amor poderoso y maternal. El amor más parecido al amor divino. Qué cuadro y qué realidad tan estremecedores; será por eso que el aborto es un contrasentido, es abominable, porque va contra natura. Las mujeres nacimos para amar a los hijos de nuestras entrañas y para amar a quien se nos cruce con intensidad y fiereza y como no a nuestro Jesús.

Alguna vez leí un libro sobre el cuadro El hijo Pródigo de Rembrandt, no recuerdo el autor y ahí éste decía que entre las dos manos del dicipulospadre abrazando al pródigo una de ellas parecía una mano más bien femenina, suave, maternal, será porque Dios nos ama como una madre, más que una madre.

En fin, no puedo entender ni explicar la Persona de mi Jesús ni su amor sino a partir de la participación femenina en su vida y en la historia de toda la Iglesia y en la mía en particular pues con su trato me dignifica como mujer y doy fe de ello; porque Jesús es amoroso y especial con las mujeres, especialmente con las menos queridas, con las abandonadas, las despreciadas, las humilladas; por eso cada vez que un hombre ofende o humilla a una mujer – aún cuando fuera justamente- me acuerdo de lo lejos que está de Jesucristo y de parecerse a Él.

Jesús es modelo de hombre para los que quieren dejar de ser machistas. Jesús es el amor que busca nuestros corazones de mujeres samaritanas ¡Jesús es el amor inmortal que hoy venció a la muerte!!Qué honda alegría, la Alegría única y más grande!

 

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Mujer y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jesús mío

  1. Margarita dijo:

    Amo a mi padre celestial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s