Apegos que engordan el alma

Apego - Marcel Caram

Apego – Marcel Caram

Ayer vi un interesante programa sobre fantasmas. Un grupo de expertos discutía sobre la existencia de estos entes incorpóreos. Es un tema opinable del que cientos de miles dirán cientos y miles de cosas; pero lo que eché en falta en el programa fue la presencia de alguien de la Iglesia Católica que hubiera podido dar buenas luces sobre el tema. Porque la Iglesia tiene mucha documentación e información al respecto.

Se llaman ‘fantasmas’ a aquellas rarísimas apariciones de almas del Purgatorio que vuelven del más allá para pedir ayuda o para darla. Otro tipo de apariciones que también pueden ser mal llamadas ‘fantasmas’ son las de los ángeles o los demonios.

El caso es que en un momento dado alguien se cuestionaba porqué habrían de quedarse las almas de los muertos si ya estaban fuera de este mundo. ¿Qué necesidad tenían?

Entonces me acordé de cuando yo era gorda. Cuando yo decidí ser gorda determiné que no pensaría en lo que me llevaría a la boca. Que comería por el simple placer de comer y mi único tope no sería la inteligencia sino el natural hartazgo de mi organismo. Así podía comer en un desayuno cuatro panes y yo no estaría ahí para llevar esa cuenta.

Entonces se me ocurrió que del mismo modo ha de ocurrirle al alma. No pensamos en lo que nos llevamos al corazón a lo largo de los días de nuestra vida. Nos atiborramos de afectos, de orgullos, de resentimientos, de vanidad de vanidades; y así, cuando nos sorprende la muerte intentamos subir el alma al Cielo y no lo conseguimos porque está henchida de manjares temporales.

Henchida de cosas buenas a decir verdad:  éxitos, diplomas, trofeos, buenas obras, grandes afectos, bienes bien ganados, etcétera, etcétera pero que hemos pasado acariciando, puliendo y limpiando como el fin y sentido de nuestra existencia.

Indiscutiblemente, yo me cebaba de cosas buenas y deliciosas: panes, dulces, sopas, carnes, leche, etcétera, etcétera. Tenía buena hemoglobina y estaba sana pero deforme por regordeta. La buena comida que era un medio para subsistir se había convertido para mí en un fin.

Así, con las cosas del alma. Los bienes personales, profesionales y materiales son tan estimables que no tardan en convertirse en un fin que obnubila el horizonte en el que se encuentra el verdadero sentido de la existencia, dejando de ser los buenos medios para alzarnos como personas libres, inteligentes y felices.

Entonces concluí en que clave de la felicidad ya aquí en la Tierra es ésta, y la descubrí ayer cuando veía el programa: Pensar a cada instante en lo que nos llevamos al corazón. Y éste fue el consejo de oro que me dieron para vivir la templanza en mi bien recordado grupo de gorditos anónimos: Piensa en lo que te llevas a la boca. Usa la inteligencia y sé libre.

Podré llenar mi corazón de grandes afectos pero  nunca debo olvidar que no es a ellos a los que debo mi vida sino a Dios. Podré acariciar mis logros y éxitos pero nunca deberé olvidar que no es a ellos a los que debo mi felicidad. Sólo entonces la muerte me encontrará alerta y tendré el alma liviana para elevarse al sol. Pobre de corazón, flaco y liviano.

A partir de esto es fácil entender el sentido y la utilidad de la derrota y el sufrimiento, ya que si no fuera por ellos una falsa omnipotencia nos ocultaría el horizonte.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Apegos que engordan el alma

  1. natalia dijo:

    Muy bueno! lo pondré en práctica.

  2. Liliana dijo:

    Que bello es leerte.
    Bendiciones.

  3. Hola Lili, gracias!! bendiciones a ti!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s