La espera

La niña de la paloma - Orlando Yanes

La niña de la paloma – Orlando Yanes

No hay nada más regio que esperar algo con gran expectativa. No se trata de las esperas que desesperan o angustian sino de aquellas cosas buenas con las que se sueña.

La llegada de una persona querida, el término de una carrera que duró años de esfuerzo, una boda, el nacimiento de un bebé, en fin. Decenas de cosas de estas que hace que nos frotemos las manitas y sonriamos de contento como volviendo a ser niños.

En cinco días dará a luz a su primogénito mi mejor amiga. Estoy tan expectante como ella aunque esté a doce horas de avión desde aquí. Esperar su alumbramiento es una cosa fascinante, tanto como esperar cada año la llegada de Navidad. A mí eso me pone feliz.

Hace unos días descubrí un blog interesante que se llama Ecos de Garabandal. Sobre las apariciones de Santa María Madre Nuestra en ese lugar del norte de España en 1961 a cuatro de niñas de once y doce años. En esa ocasión Nuestra Señora dijo que se avecinaban dos fechas importantes, una en la que a nivel mundial notaríamos algo como el aviso, una gran señal que nos hablaría sobre el final de los tiempos. La otra, es del día en que seremos testigos de un gran milagro.

Me he dado la vuelta por esa página y verdaderamente que contagia su expectativa. Son cosas serias que más allá de entusiasmar deberían llevar a preocupación; pero que es imposible no intuir  el buen gusto y aroma de lo bueno que allí se adoba.

Todo lo que viene de Dios es emocionante. De estos avisos y milagros se puede dudar porque a fin de cuentas no son dogmas de fe. Pero entusiasma saber que el mundo se va a acabar. Más de uno me regaña al oírme decir tal disparate. Pero es que en realidad no lo es.

El mundo es bello pero cansador porque él todavía es camino y no es la morada que se ansía. Esto me lleva  a concluir que la historia de cada persona se resume en una sola palabra religare, esa necesidad interior que cada humano tiene de volver a unirse a la fuente de la que salió. San Agustín lo decía así: “Nos hiciste Señor para Ti y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti”.

Por mucho que se especule nadie sabe la hora ni el día del final pero que devendrá, para sorpresa de miles, en un sublime Encuentro. La gente teme el apocalipsis y el fin del mundo cuando si tuviera fe lo vería como realmente es, la consumación de una boda con la llegada del novio; porque la historia de la humanidad es una historia de amor, de espera expectante, de dolor en la esperanza, de amargura por ausencias pasajeras pero cuyo final será el encuentro de los amantes, como todo final de historia de amor verdadero.

El hombre sale de Dios y se sumerge en el laberinto de la vida en donde todos los años de su vida, lo busca. Unos demoran más perdiéndose en largos callejones oscuros otros salen más pronto a su reencuentro.

 http://ecosdegarabandal.blogspot.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s