Miedo a ser mamá

Embarazo - Cristina Mas

Embarazo – Cristina Mas

La maternidad es un misterio. Hace poco una de mis mejores amigas se convirtió en mamá. Entonces un abismo se abrió en su entorno haciéndomela inalcanzable, porque hay experiencias únicas que por únicas se tornan intransferibles, incomunicables. Es como si en silencio se dijera: Si quieres saber cómo es, tienes que vivirlo. Y en eso la maternidad es como la muerte.

Sin embargo, hay signos y huellas que echan luz sobre la naturaleza de ese grandioso acontecimiento. Uno de ellos nuestra vivencia como hijos. Posiblemente esta experiencia sea determinante a la hora de rechazar la maternidad y por ende la fuente de la vida.

Hoy desde una falsa libertad se pretende desviar la mirada del hecho de que si hay algo que a las mujeres nos hacen poderosas es la maternidad, el encargo que la naturaleza nos hace al confiarnos ni más ni menos que la vida misma. Una mujer es dócil, frágil y vulnerable mientras no sea madre. La maternidad es el gran desafío que reclama a la mujer firmeza y aplomo.

Sí, seguramente somos libres para decidir no dar ese paso pero no siempre lo seremos para decidir qué es bueno según lo que nos conviene, porque ¿qué libertad es esa que permite llamar bien al mal y mal al bien?, ¿qué libertad es esa que prescinde de la verdad? La libertad es un bien y dejará de serlo en cuanto nos encamine al abismo de la negación de la vida.

¿Qué generación de mujeres es esa que no ama la vida, la maternidad, que ama más ‘las cosas’ que así misma? En la sociedad soberbia en la que amanecemos y nos movemos cada día hay un difundido rechazo a la maternidad. Cuando surge la buena noticia un oscuro amago asoma en los rostros, en las atmósferas, una tonta preocupación. Qué mundo tan raro este.

Es cuando recién el entorno cae en la cuenta de que esa noticia buena es mala porque la ahora encinta ‘no estaba preparada’, ‘no estaba casada’, ‘es demasiado joven’, ‘no tiene trabajo’, etcétera. Y encima como si fuera poco se le dice: “Qué irresponsable, ¿por qué no te cuidaste?” Mucha culpa, demasiada culpa hay en el entorno de las que abortan. Entre nosotros en lugar de ayudarnos pareciera que unos a otros nos empujamos al abismo. Sí, seguramente no está casada, no tiene dinero, es muy joven… pero a todo eso la solución tampoco es el aborto. Soy profesora universitaria y he oído a alumnas que han sido arrastradas por sus propias madres a la práctica solución del aborto. El entorno está envenenado.

¿Por qué tanto miedo a ser madre?, ¿por qué confundir responsabilidad con cobardía? Uno tiene hijos para el mundo, para la vida no para una misma. El hijo es una misión que hay que echar a volar a su tiempo. No es tampoco algo a retener más de la cuenta.

Si no lo puedes criar al menos haz una buena obra y déjalo nacer. Qué tanto miedo a la maternidad si de ser un problema sería uno que apenas dura nueve meses. ¡Cuántos hay que duran toda una vida! como el remordimiento y la culpa.

Ser madre no es un problema, es una bendición en medio del caos. Es una oportunidad para poner la otra mejilla, parar arrancarse y ser generosa hasta el dolor. Es un grito de esperanza que rompe el silencio más terrorífico.

Muchas mujeres deciden abortar no por egoístas sino porque en el fondo están distraídas. Las distrae el pánico que se arma a su alrededor, porque las voces que hablan les impiden entender que un embarazo siempre será una buena noticia.

El amor nunca se hace tan tangible como con la maternidad. La tarea diaria de tomar a un niño indefenso entre las manos y disponer de él para protegerlo, alimentarlo y cuidarlo es el cuadro más tangible de lo que es el amor. Abandono y sostén. El abandono del niño al que corresponden los brazos de su madre.

A qué viene esa propuesta sin nombre que sugiere convertir  en tumbas nuestros  vientres. En nombre de qué felicidad, de qué paz, en nombre de qué clase de solución.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Familia/Maternidad, Mujer y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s