Quédate conmigo

Chica en la ventana - Julian Martín

Chica en la ventana – Julian Martín

Todos los días parecen iguales pero no lo son, algo tienen de diferente como las nubes que aunque igual de pálidas no son las mismas, ni la ropa que vestimos, ni nuestra voz, ni las células de nuestro cuerpo, ni el pan aunque parezca el mismo pan todos los días.

Escucho el disco de José Luis Perales Quédate conmigo y pienso en mi hermana Delia, las dos disfrutábamos muchos las canciones del cantautor y me pregunto si acaso no le darán permiso de ponerse a mi lado para volver a disfrutarlas. Las canciones de Perales acompañaban dos quehaceres cotidianos en nuestras vidas: La limpieza de casa y las tareas escolares en nuestra biblioteca montada en el tercer piso de casa, en la azotea. Me pregunto cómo será  el mundo en el que ahora vive aunque en todo momento sé que donde está, está mejor que aquí; y que lo que separa no es la ausencia sino el silencio, porque ella no está ausente, ella está junto a nosotros… pero está silente.

 La ausencia es una pasión de este mundo como el odio y el olvido. En todos ellos solo hay negación del ser, son el no – ser, la inconsciencia y la ceguera, la oscuridad deseada. El absurdo. Ella, en cambio, está con nosotros y vive donde el encuentro es permanente y donde la unión es infinita. La ausencia solo es de los corazones endurecidos de este mundo o del infierno.

Las canciones de ese CD son buen marco para este precioso día sombrío y pálido; incluso, el color del día y estas canciones me recuerdan nuestro primer viaje a Líneas de Nazca.  Era un día pálido como este en el que durante todo el viaje me la pasé escuchando las canciones de este disco viendo las interminables extensiones de desierto a lo largo de toda la costa hasta llegar a Nazca y sobrevolar zigzageantes las famosas líneas. Fue un día cansado, de neblina extensa como la arena, niebla arriba y desierto alrededor pero fue también un día feliz porque aunque con algo de temor y vértigo vimos el colibrí, el mono y la araña a poca distancia y no volvimos a casa hasta el anochecer.

¿Quién esa mujer llena de sueños, con ojos claros y la piel morena quién es esa mujer que cuando canta le llora el corazón? dice Perales mientras una inusitada alegría anega el corazón porque sus letras perfuman este aire frío y me pintan recuerdos gratos que hace mucho no revivía. Es verdad que cada día es diferente aunque no lo parezca aunque hoy como ayer, será pálido, frío y sombrío pero igualmente bello.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vivencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s