Demonios y otros males

El exorcista - Miguel Fuster

El exorcista – Miguel Fuster

Me gustan los misterios, me gustan los mitos, las leyendas, las historias de la gente de pueblo que junto a una cálida lumbre en las noches de luna – y sin luna – se sienta a contar en susurros lo acaecido a media luz  de ayer o de hace milenios. Pienso que es una afición común a la mayoría de personas. Nunca olvido que cuando alguna vez entrevisté a un padre docente de un colegio importante de Lima, y le pregunté qué temas atraía más a los jóvenes de hoy, en lugar de decirme lo que esperaba: amor, sexo; me dijo: Misterios. Hoy les atrae mucho el misterio.

El misterio nos hace humanos porque también somos y venimos del misterio y uno de los temas fuertes que son parte del misterio es la existencia del Mal y de seres malignos.  En una imperdible conferencia que dio el padre José Antonio Fortea en  Lima comenzó diciendo que el buen conocimiento del mal lleva al bien y tiene absoluta razón, pero ojo: el buen conocimiento.

 Soy una fiel espectadora del programa de televisión español Cuarto Milenio del periodista Iker Jimenez y a propósito de que estas semanas daba interesantes detalles sobre la película “El conjuro”, volví mi atención sobre el temple de las películas de un tiempo a esta parte.  La mayoría de las carteleras abundan en títulos del género de terror. Será que la gente hoy está existencialista, asustada o con cierta expectación apocalíptica, será que los motivos que dieron lugar al arte expresionista en otros tiempos han regresado, lo cierto es que hay mucho zombiee, mucho fantasma y demonio en la pantalla grande.

 La gente se ríe con escepticismo aunque en el fondo cree, quiere creer y se siente intrigada. No por gusto se dice que el logro más grande de Satanás es que los humanos piensen que no existe o dude de su existencia; bien pues, este tipo de películas dan pie a pensar sobre el tema, a dejarlo de lado otra vez o a interesarse en ese mundo oscuro aunque, lamentablemente, de manera incorrecta.

Con el fin de dar luces sobre esa realidad traigo aquí una didáctica explicación que el padre Fortea hace en su libro “la Summa Daemoniaca”, sobre las formas en que asoma el Maligno a nuestras vidas para alejarnos de Dios.

La Posesión es la forma más extraordinaria de ataque y muy poco común, en la que el Diablo posee el cuerpo de las personas al punto de usarlo y hasta hablar a través de ellos.

Luego, la Circumdatio, que es de dos tipos. La Circumdateio externa que es el asedio de una persona, es decir, cuando ésta siente que algo la está rondando, le mueve las cosas, le provoca ruidos, olores, etc. Son hechos externos y puede haber testigos.

La Circumdatio Interna es cuando la asedia del Demonio se da de manera interior, es decir la pobre persona sufre continuas tentaciones durante largos periodos de tiempo o ve sombras, sufre pesadillas, etc. En estos casos no hay testigos y se corre el riesgo de que sean confundidas estas experiencias con enfermedades mentales como alucinaciones o esquizofrenias.

La Influencia, como tercer tipo; cuando ataca a la mente con pensamientos obsesivos que llegan a ser hasta suicidas; y la influencia en el cuerpo que causa golpes, heridas y demás maltratos físicos, incluso, enfermedades. Por ejemplo, Marta Robin o el padre Pío de Pietrelcina.

Finalmente, la infestación que se da cuando el Demonio posee un lugar, puede ser una casa o también cuando posee un objeto: muñecos, muebles, etc; y  hasta un animal.

En conclusión, el padre Fortea dice que la fenomenología demononíaca se delimita de la forma siguiente, a las personas nos ataca de cuatro maneras, la primera de ellas y la más común:

LA TENTACIÓN: Que puede ser normal, intensa o noche en el espíritu como ocurrió a varios santos.

CIRCUMDATIO: Interna y externa, como ya se explicó.

INFLUENCIA: En la mente y en el cuerpo

POSESIÓN: Que se da de un demonio clausus, apertus y abditus.

En los lugares: INFESTACIÓN.

La tentación es muy común, pero el resto de asedias demoniacas suelen presentarse luego de que la persona se ha metido donde no debía, como en hacer visitas indebidas a espiritistas para que le arregle sus asuntos de amor, salud o dinero y porque con sus supuestas magias blancas despertaron a los demonios, etc. pues hay que saber que toda magia blanca o negra es igualmente procedente del Diablo. También se despiertan esas fuerzas cuando se juega a la huija por lo que se desatan una serie de hechos tan extraordinarios como lamentables. Estos asuntos no son simples juegos y supersticiones que por las dudas uno hace y a los que luego no se da ninguna importancia, sino son asuntos más serios de los que se imagina y trae las más graves y serias consecuencias.

Una vez sembrado el problema pocas veces se acude en busca de la ayuda correcta pues las personas vuelven sus pasos camino otra vez al espiritista que en vez de ayudar complicará aún más las cosas, sin saber que la solución está en la oración entre laicos y si es muy grave, trátese de posesión o infestación, en la llamada a un exorcista, el único que puede ayudar en esos casos. Ahora bien, mucha gente piensa que con una sola visita del sacerdote basta y no es así. Este tipo de males puede durar toda una vida o por mucho tiempo y sólo terminará con periódicas visitas del exorcista al lugar o del poseso a sus sesiones de exorcismo.

La curiosidad en los misterios es buena porque por ahí también se llega al encuentro con Dios pero antes hay que orientarla muy bien, pues de lo contrario tarde o temprano se puede caer en las garras de quien más de uno piensa que no existe.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s