Miserere

Miserere - Paloma Barreiro

Miserere – Paloma Barreiro

El Papa Francisco enfatiza que la fe no es seguridad absoluta sino en algunos momentos incertidumbre como la que tuvo Abraham cuando emprendió su salida hacia un país que recibiría en herencia sin saber a dónde iba y también pone de manifiesto que es Dios el que tiene la iniciativa en su relación con el Hombre y este punto enlaza perfectamente con las meditaciones del padre Jesús Villarroel sobre el Cantar de los Cantares. La historia de Dios con la Humanidad es una historia de amor y de un amor epitalámico.

En seguida transcribo casi literalmente una de las meditaciones del P. Villarroel. La misma que considero precisa para entender y meditar en profundidad el lema del Santo Padre: Miserando atque eligendo, lo miró con Misericordia y lo eligió.

Es la Humanidad de Jesucristo la que nos hace entender el Misterio de Dios en medio de nosotros. Al hablar del Cantar de los Cantares estamos en una dimensión tremenda de humanidad. Fuera de la humanidad de Jesús no puedo hacer nada, investigué entre los santos a ver por qué camino iba y no encontré otro camino distinto a la Humanidad de Jesús.

Vivimos en un mundo en el que no se cree en la humanidad de Jesús. No se cree en que murió y padeció como hombre, que sufrió y vivió como nosotros sufrimos hoy, que pasó por el amor no correspondido, que pasó por el dolor equivalente a  un cáncer, que pasó por los dolores de la vejez, etcétera.

En nuestra vida todo tiene que estar redimido. No hay merced posible, ni oración de quietud ni oración de unión que venga fuera de la Humanidad de Jesucristo dice santa Teresa de Jesús.

Llena de Gracia, El Señor está contigo, es el mensaje para todo ser humano, Él está contigo, hecho Hombre.

El problema más importante para la perfección (y por tanto para aceptar la Misericordia Divina) es el no poder creer que tú estás llena de Gracia, porque estás muy culpabilizada, te sientes muy culpable y con esa actitud, te niegas a ser santificada, como observa santa Teresa.

Creer que alguien te quiere por ti misma, creer en esa gratuidad es casi imposible porque inmediatamente piensas que debes justificarte y tienes que demostrar al que te quiere, que mereces eses cariño. La santidad es creer que eres amada sin valer.

La experiencia del amor de Dios es equivalente al del amor de un Enamorado cuyos versos del Cantar de los Cantares describen lo que Él ve en nosotros, a una doncella hermosa a pesar de su pobreza.

No se necesita ser buenos para que Dios nos quiera y tú dices te preguntas con profundo desánimo: ¡¿Yo con mi vida?…! pero a eso  dice san Pablo: tienes que morir con Cristo estar sepultado con Cristo. A partir de eso, Él lo hará todo en ti. Lo importante es que ya no quieras vivir del pecado, ya no vivir por ti y para ti, sino entregar todo a Jesús  y entonces se resucita a una vida Nueva. En esto están resumidas todas las Moradas de santa Teresa y santo Tomás de Aquino dirá que no somos buenos porque amamos a Dios, sino que  porque Dios es bueno, nos hace buenos.

No podemos separar al Jesús de la Fe del Jesús de la Historia. Para hacer hombre a Jesús no se le tiene que quitar la Divinidad, cosa que hace alguna pastoral hoy día.

Él era el más Humano que nadie. Decimos que el pecado es una cosa humana… pero no, el pecado no es humano. Odiar a otro, explotar o dañar a los demás, la falta de amor que es la esencia del pecado a nadie hace hombre, sino lo hace más bien, menos hombre. La humanidad no está en el pecado, la humanidad está en Jesucristo que no tuvo pecados. Las debilidades son tales, pero no son humanas.

A esta descripción añado que hemos de ser como un niño mendigo herido en un camino, vulnerable y a la defensiva, tal vez hasta agresivo pero que no se deja ayudar porque no se deja tocar, que ha encontrado en su dolor comodidad, qué difícil será entonces que ese niño entienda que unas manos tiernas lo quieren ayudar, mimar y sacar de esa podredumbre.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Cantar de los Cantares y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s