Ahorrar es una decisión

Consumo II - Paloma de la Cruz

Consumo II – Paloma de la Cruz

Leía sobre la insostenible clase media peruana, una clase media cuyo 80% de ciudadanos con trabajo estable apenas gana sobre los 2 mil soles, de los cuales recibe líquido 1600 porque con la diferencia debe pagar el fondo de pensiones, seguro, etc. Por lo que apenas puede ahorrar 40 soles. ¡Me pregunto si ahorrarán al menos esos 40 soles! porque, según los analistas, una clase media sólo se consolida con el ahorro de sus integrantes.

El hábito del ahorro, es un hábito perdido. La moda del carpe diem, es la filosofía que rige las vidas.

Mucho peor, la pobreza en realidad nunca ha estado de moda, es malentendida y considerada un antivalor; pero cuánta falta hace la pobreza, sí, la pobreza entendida como modestia, sobriedad, austeridad, sencillez.

Es cierto que la pobreza en términos de falta de alimentos, educación y buena salud es miseria completa; pero no aquella que llevada en el alma se manifiesta en el trato y modales sencillos. Estoy convencida de que la sencillez es la pobreza inteligente de los ricos. Ese domino de sí mismos que les permite enseñorearse entre lo que poseen, siendo capaces de repartirlo, administrarlo, ahorrarlo o invertirlo.

Hace unos días mi sobrino me dice: “Meche, han hecho un comercial sobre ti” Movida por la curiosidad dejé que me lo enseñe y buen rato de risas que me di. El comercial es de un banco conocido que promociona una ‘cuenta ahorro’ de manera muy simpática y cómica. En una de las escenas, una chica pone sobre la mesa su modesto celular junto al sofisticado de otra. Una de las demás toma el celular pequeño y hace mofa de su dueña.

Ciertamente, tengo un celular básico (que me regaló hace milenios un antiguo novio) y que a pesar de mis descuidos aún funciona muy bien. Siempre digo que resultó más fiel que el que me lo obsequió; y  bueno, he de admitir que si no lo cambio no es exactamente por ahorrar sino porque nunca me he llevado bien con la tecnología. Me resulta antipático estar todo el tiempo con un aparatito entre las manos, viviendo a medias el tiempo y espacio reales. Me resulta aberrante, insoportable (aunque lo soporto muy bien entre mis amigas), indecoroso y de muy mal gusto priorizar a los que están lejos y no a los que se tiene cerca. Dicen que se llama ‘phubbing’ el moderno síndrome de ignorar al prójimo por considerar más al no tan próximo. En fin, decía, el comercial me hizo reír mucho al punto que se lo compartí a mi mejor amiga.

Hace un año que falleció su mamá y llamó para contarme que luego de reírse con el comercial, recordó vivamente una de las virtudes mejor engarzadas en la enérgica personalidad de su madre, la del ahorro.

Cuidaba de no dejar las luces encendidas por gusto o descuido, cuidaba de ahorrar inteligentemente el agua al punto que sus inquilinos aprendiendo de ella resultaron los vecinos de la zona que menos agua pagaban. Sedapal había ido a la casa a llevarse el medidor pues suponían que estaba malogrado. Luego volvieron a colocarlo diciendo que pagaban lo justo, pues no estaba malogrado. Hete aquí que la inquilina sólo atinó a decir: “Pues nosotros solo usamos el agua como doña Chabuca nos enseñó”.

El carácter de doña Isabel era el de una mujer coraje; de una sola pieza, con el empuje y la fuerza que sólo una mujer vibrante puede tener. Poseía suficiente energía para sacudirse los miedos y los imposibles y arremeter por las que más amaba: Sus hijas. No dudo que ahorraría así, con el esfuerzo y el sacrificio que solo una buena madre o una gran soñadora serían capaces.

Dicho sea de paso que las reflexiones de mi amiga sobre su mamá me hicieron valorar a la mía que como alumna de la misma escuela de doña Chabuca, es maestra de ahorro y manejo inteligente de los bienes. Y por supuesto, todo esto no tiene nada que ver con la tacañería, pues el buen ahorrador, por su orden e inteligencia,  resulta ser , muchas veces, el más generoso; y como dice el comercial, en medio de un mundo consumista, ahorrar es una decisión.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Comunicación/Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s