Minutos antes

Primeras obras (2007) - Sonia Koch

Primeras obras (2007) – Sonia Koch

Hace unas horas sentí morir. No, aunque lo dicho sea del rincón común de las frases hechas en este caso fue real. No es necesario haber sobrevivido a un paro cardiaco ni haber estado en coma, ni haber sufrido un accidente para decir dicha frase con todo derecho.

Hace unas horas sentí morir y no es la primera vez; es más, diría que nos suele pasar algunas veces en la vida sino que una vez recuperados no recordamos más esos momentos porque no queremos y porque nadie nos creería.

Sentí mi cuerpo languidecer en medio de unos punzantes dolores de cabeza y náuseas indómitas, entonces, en irremediable circunstancia,  viví lo que serían los cinco minutos previos a la muerte. El lugar en el que estaba no me permitía morir a pierna suelta y con total confianza; y mucho menos, a desparramarme y gritar: “!no puedo más!” No, no podía.

Saqué fuerzas de donde no tenía y con mi usual compostura de bien educada obligué a mi cuerpo a sostenerse con firmeza temblona y sin saber cómo ni de dónde permanecí de pie con dignidad de agonizante.

Ahora lo cuento, claro, pero entonces sólo pensaba que nada había más importante que encontrar un lugar donde dejarme caer. Media hora más tarde y luego una hora después, ya recuperada, me atreví a recordar esos instantes de empequeñecimiento de la existencia y pensé que así habrían de ser los cinco minutos previos a la muerte.

No se piensa en nada más, todo pasa a segundo y tercer plano, las responsabilidades del momento, los planes de la tarde, los sueños de futuro, todo.

La muerte no es la que asusta, sino la conciencia que se tiene de la penosa descomposición del cuerpo. Eso que llamo la desintegración de la propia materia. La consciente extinción.

Morir es como el sueño, más aún si se muere en una cama en estado comatoso. Asimismo, podemos morir cada noche en el instante mismo en que nos sumimos en el más profundo sueño; pero no, la muerte no es aquí el asunto, sino la sensación de extinción, de desaparición inapelable.

Lo que a mí me pasa o las veces en que me he sentido así, ha sido porque me ha bajado la presión aceleradamente ante cualquier descompostura repentina como la de hoy, ya por un dolor de cabeza, un golpe, etc, es decir, mi umbral de dolor no es de los más altos. No obstante, nunca he llegado a desmayarme; todavía, claro.

Lo cierto es que lo único que se piensa en los momentos previos a morir es en poder hacerlo para conseguir sosiego. En parar de sentir, de algún modo, ese desequilibrio interior  que desintegra y que resulta insoportable. Me preguntaré siempre si así será morir de un paro, en un accidente o por una mala noticia, pienso que sí por lo que he padecido.

También me he enterado de que el cuerpo es un aparato silencioso e incontrolable del que nuestra consciencia y voluntad por predecirlo todo apenas algo puede hacer. El cuerpo marcha solo, asimila las penas, las preocupaciones, las tensiones, incluso las alegrías por propia cuenta hasta que al final, cuando se cansa y no puede más, pasa factura en forma de enfermedades o reacciones como la mía o con la muerte misma, siempre más cercana de lo que se piensa. A horas de la mañana estaba muy bien, en cuestión de veinte minutos a mitad del día me sentí muy mal, dos horas después al atardecer, otra vez bien.  Nadie muere en la víspera.

 

 

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vivencias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Minutos antes

  1. Liliana dijo:

    Espero te encuentres mucho mejor Merceditas,me dejo preocupada tu post.

    Mil bendiciones,un abrazo con un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s