Por la escondida senda

Escondidas - Amaya Salazar

Escondidas – Amaya Salazar

Al abrigo de la última noche patria me destino a escribir y a volver el alma a este rincón olvidado entre quehaceres de la mente; y vuelvo a la página de la que fui arrancada por urgencias efímeras que están demás mencionar. Luego, la ingratitud se me hizo hábito y quizá también la pereza de volver sobre mí, como quien la tiene de mirarse en el espejo durante un tiempo o  de pelear con sus cabellos por un instante. Para mí ese instante duró 15 semanas que transcurrieron entre actividades  que dieron lugar a esta ausencia perceptible.

Enhebro las palabras mientras escucho el susurrante acento de Cristina Pacheco y Ángeles Mastretta quienes con su dulce tonada cual si arrastraran las palabras al pronunciarlas me arrullan en una entretenida plática que encontré por azar en YouTube. Ángeles me lleva el alma, me gusta todo en ella, su exquisitez al hablar y su verso en prosa no sólo en sus libros o en su blog sino en toda ella; las cosas que se dicen, las confesiones que hace, el movimiento de sus manos, sus cortos silencios han sido senda que me arrastraron mansamente otra vez hasta aquí.

En lo que me va de vida en los últimos meses he tenido tiempo para trabajar y salir con amistades, mas no para perderlo en escudriñar la memoria u ordeñar el corazón con tal de sonsacarle alguna historia, alguna nueva mirada sobre el sospecho hermetismo de las cosas o la gravosa niebla limeña de este frío invierno. Ha ocurrido tanto, entre buenas y pesarosas odiseas que aunque lo cierto sea que todo pasa, nada nos deja iguales. Alguna alteración nos traen, ya sea interior o exterior y estoy en esto cuando Cristina dice: “somos emigrantes toda la vida, siempre nos estamos yendo de los lugares, de la gente, de las cosas, de los paisajes. A veces el problema es cómo nos vamos o cómo decimos adiós o cómo no lo decimos”. He aquí que me fui de mis deberes para hallarme otra vez en el deber que me demanda el alma más que nada en la vida.  No obstante irse para volver no siempre es fácil, hay que encontrar el camino que muchas veces por olvidado se desdibuja y esconde.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vivencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s