Si una esperanza, 2015

año nuevo¿Qué canciones adornan esta temporada?, ¿Qué, la atmósfera de esta aldea global y cotidiana que conjunta acaba un año nuevo más, para dar paso a otro? Se me ocurre vientos de cambio de scorpions, Nuevo día de Gloria Stefan… o ese villancico nostálgico, otro año que queda atrás. La cosa es que nada interrumpe el tiempo, que sigue su curso, llevándonos consigo, alejándonos de  lo que una vez fue, para ser nuevos constantemente; llevándose el gozo y la pena como hojas caídas sobre el pavimento.

Si algún color hubo de tener, el 2014 fue azul, si acaso algún sabor, agridulce y a pavo horneado; si algún aroma, a canela y a azucena; si algunos espacios, las calles, los escenarios de otros y mi escritorio. Si algún orden, mi desorden y la premura con que volaban las hojas del calendario día a día, semana a semana.

Si un sentimiento, el de la prisa, este año volé de un lado a otro, de un libro a otro, de una página a otra, de una entrevista a otra, de un medio a otro. Si un placer el de escribir, leer y ver películas, si una angustia “el tiempo no alcanza”. Si alguna esperanza, la de acabar bien el trabajo; si alguna devoción, a Nuestra Señora del Pilar. Si un huésped, la visita de la milanesa, su soledad, su llanto y el ímpetu de su alma inagotable; si un regreso, el de Dulcinea y su inestimable gracia para contar su cuitas.

Si un propósito, alegrar a mamá cada fin de mes con un paseo por el Centro; si un regalo inesperado, aquel portafotos y una sonrisa; si una canción, “la última noche”. Si un abandonado, este blog; si un viaje, el regreso a santa Rosa; si un descuido, el record de notas de maestría que me extravió la facultad; si un una clave, la de siempre. Si un sueño, el del tren. Si un mediodía, el de mi cumpleaños; si una fecha, el 19 de diciembre. Si algún olvido, muchos cada día y el de ahora en que decenas de singularidades que acontecieron quedarán sin decir. Si una alegría, la de haber invertido mi tiempo en investigar, reconstruir, pensar con el engañadizo y tentador sentimiento de quien se siente realizado. Si un secreto, muchos. Si una esperanza, la que renace hoy por el 2015.

 

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Vivencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s