Vestigios

La cicatriz - Tomás Taure Alonso

La cicatriz – Tomás Taure Alonso

Desde debajo de la eternidad, deambulo a la sombra de un letargo escondido. ¿Cómo he hecho para zafar de mí misma durante tanto tiempo y desentenderme de este rincón imaginario?

La que me inspira es Ángeles, qué adorable. Jamás se deja a la vera como yo. Qué mujer. ¿Qué he de decir? Me deslicé abrumada por el tiempo, caí al ojo del remolino sanguinario pero noble, al fin, ya que sigo viva, completa y a salvo.

El otro día deshojaba mi memoria, contabilizaba una lista de nombres, quedé asombrada. Hace un tiempo, cosa de años, que cada diciembre reviso la lista de gente que conocí durante los últimos doce meses. Cada año nos regala un amigo nuevo, un nuevo conocido, un corazón extraviado que en cierto trecho se cruzó con el nuestro. Una maravilla.

A este diciembre la lista es larga, las personas pasan como pasan las horas, nada las detiene pero algo nos dejan. Un amargor, una caricia, una lección. Hace poco conocí a María Luisa que decía que estamos anegados de vestigios, que la experiencia del riesgo es el reconocimiento humano de verse imposibilitado de acceder a Dios… Casi aprendí de memoria la luz de sus palabras. Vestigios por todos lados pero qué ciegos estamos. Enceguecidos por el miedo a creer.

Cada hora exprimida por los mil quehaceres es un vestigio; un vestigio esa incomodidad porque las horas, al menos a mí y últimamente más que antes, me quedan estrechas, angostas, asfixiantes, tanto más cuando disfruto lo que hago. Un vestigio el querer hacer las cosas bien y a veces conseguirlas. Anegados de minutos y en medio del vértigo de quehaceres, resulta ventajoso el descubrimiento de esos vestigios divinos, qué maravillosa la vida, cuanto más difícil, cuanto más nos reta, qué maravillosa.

Anuncios

Acerca de Mercedes M. Sarapura S.

Nací en Tarma/Perú en 1977, soy comunicadora social con estudios de maestría en Comunicación y Cultura. Me dedico a la docencia universitaria y últimamente al periodismo radial. La Literatura es uno de los grandes amores de mi vida, he escrito alguna novela inédita, cuentos infantiles y artículos de opinión que intento canalizar en este espacio que alterna entre la ficción y la no ficción.
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s