Si una esperanza, 2015

año nuevo¿Qué canciones adornan esta temporada?, ¿Qué, la atmósfera de esta aldea global y cotidiana que conjunta acaba un año nuevo más, para dar paso a otro? Se me ocurre vientos de cambio de scorpions, Nuevo día de Gloria Stefan… o ese villancico nostálgico, otro año que queda atrás. La cosa es que nada interrumpe el tiempo, que sigue su curso, llevándonos consigo, alejándonos de  lo que una vez fue, para ser nuevos constantemente; llevándose el gozo y la pena como hojas caídas sobre el pavimento.

Si algún color hubo de tener, el 2014 fue azul, si acaso algún sabor, agridulce y a pavo horneado; si algún aroma, a canela y a azucena; si algunos espacios, las calles, los escenarios de otros y mi escritorio. Si algún orden, mi desorden y la premura con que volaban las hojas del calendario día a día, semana a semana.

Si un sentimiento, el de la prisa, este año volé de un lado a otro, de un libro a otro, de una página a otra, de una entrevista a otra, de un medio a otro. Si un placer el de escribir, leer y ver películas, si una angustia “el tiempo no alcanza”. Si alguna esperanza, la de acabar bien el trabajo; si alguna devoción, a Nuestra Señora del Pilar. Si un huésped, la visita de la milanesa, su soledad, su llanto y el ímpetu de su alma inagotable; si un regreso, el de Dulcinea y su inestimable gracia para contar su cuitas.

Si un propósito, alegrar a mamá cada fin de mes con un paseo por el Centro; si un regalo inesperado, aquel portafotos y una sonrisa; si una canción, “la última noche”. Si un abandonado, este blog; si un viaje, el regreso a santa Rosa; si un descuido, el record de notas de maestría que me extravió la facultad; si un una clave, la de siempre. Si un sueño, el del tren. Si un mediodía, el de mi cumpleaños; si una fecha, el 19 de diciembre. Si algún olvido, muchos cada día y el de ahora en que decenas de singularidades que acontecieron quedarán sin decir. Si una alegría, la de haber invertido mi tiempo en investigar, reconstruir, pensar con el engañadizo y tentador sentimiento de quien se siente realizado. Si un secreto, muchos. Si una esperanza, la que renace hoy por el 2015.

 

Publicado en Vivencias | Deja un comentario

Navidad de todos los tiempos

Pintura-en-tela-de-navidad

Ayer vi un rosedal en el huerto de una casa y de inmediato mi alma conectó con el recuerdo de mi abuela; ella amaba las rosas, las podaba, las regaba… y al verlas sentí entusiasmo y ternura; luego entendí la razón. Verlas me habían puesto frente a un pasado hecho presente y a una persona ausente.

Hoy los villancicos tienen el mismo efecto en mí, sólo me conducen a mi hermana Delia. Es increíble descubrir con el tiempo cuánto de lo que uno es y aprecia ha sido recibido de otra persona. No me equivoco si digo que muchos gustos, apreciaciones, devociones, las recibí y compartí con mi hermana Delia.

¿Qué es Navidad?… ¿un cúmulo de dulce nostalgia?, para mi es la sagrada fuente donde convergen todos los tiempos y todos los sentimientos, donde las sombras de lo que fue, lo ausente, crecen no para acrecentar amarguras sino para que al valorarlas despierte la gratitud; es el lugar donde el presente se estruja y contrae porque se descubre que todo lo valioso es lo que se es y lo que aún se tiene; y también es el tiempo en el que el paso se detiene al filo de un abismo, en la punta de una cumbre desde donde es posible vislumbrar la luz esperanzadora de un futuro.

Navidad es el lugar de todos los corazones, ricos y pobres,  el final en el que se encuentran amigos y enemigos;  el centro mismo y  a su vez desenlace, porque es el día de Aquél que atrae todas las cosas hacia Sí, Señor de las Naciones, Dios dueño del Tiempo que haciéndose Hombre sintió y sufrió lo que el hombre siente y sufre y tal fue su locura de amor que se lanzó a ser uno entre muchos hasta bajar donde anega al humano triste la miseria. Por eso, nada lo turbe ni lo desanime porque todo lo suyo lo pasó Dios, pobreza y soledad, arrepentimiento y  alegría.

Navidad, qué es Navidad si no el encuentro con todo lo nuestro y con el Señor al que pertenecemos, calor de Dios donde se está a salvo de todo castigo, donde el premio es el consuelo y la dulzura.

Publicado en Familia/Maternidad | Etiquetado , , | 2 comentarios

Por la escondida senda

Escondidas - Amaya Salazar

Escondidas – Amaya Salazar

Al abrigo de la última noche patria me destino a escribir y a volver el alma a este rincón olvidado entre quehaceres de la mente; y vuelvo a la página de la que fui arrancada por urgencias efímeras que están demás mencionar. Luego, la ingratitud se me hizo hábito y quizá también la pereza de volver sobre mí, como quien la tiene de mirarse en el espejo durante un tiempo o  de pelear con sus cabellos por un instante. Para mí ese instante duró 15 semanas que transcurrieron entre actividades  que dieron lugar a esta ausencia perceptible.

Enhebro las palabras mientras escucho el susurrante acento de Cristina Pacheco y Ángeles Mastretta quienes con su dulce tonada cual si arrastraran las palabras al pronunciarlas me arrullan en una entretenida plática que encontré por azar en YouTube. Ángeles me lleva el alma, me gusta todo en ella, su exquisitez al hablar y su verso en prosa no sólo en sus libros o en su blog sino en toda ella; las cosas que se dicen, las confesiones que hace, el movimiento de sus manos, sus cortos silencios han sido senda que me arrastraron mansamente otra vez hasta aquí.

En lo que me va de vida en los últimos meses he tenido tiempo para trabajar y salir con amistades, mas no para perderlo en escudriñar la memoria u ordeñar el corazón con tal de sonsacarle alguna historia, alguna nueva mirada sobre el sospecho hermetismo de las cosas o la gravosa niebla limeña de este frío invierno. Ha ocurrido tanto, entre buenas y pesarosas odiseas que aunque lo cierto sea que todo pasa, nada nos deja iguales. Alguna alteración nos traen, ya sea interior o exterior y estoy en esto cuando Cristina dice: “somos emigrantes toda la vida, siempre nos estamos yendo de los lugares, de la gente, de las cosas, de los paisajes. A veces el problema es cómo nos vamos o cómo decimos adiós o cómo no lo decimos”. He aquí que me fui de mis deberes para hallarme otra vez en el deber que me demanda el alma más que nada en la vida.  No obstante irse para volver no siempre es fácil, hay que encontrar el camino que muchas veces por olvidado se desdibuja y esconde.

Publicado en Vivencias | Deja un comentario

Un regalo de amor

Romeo y Julieta - Frank Dicksee

Romeo y Julieta – Frank Dicksee

Para hoy mi regalo de amor son los audios de las meditaciones del padre Jesús Villarroel sobre el libro El Cantar de los Cantares. Qué más amor que el Amor hecho Hombre – Dios.

Luego de escuchar las meditaciones del padre Chuy no queda más remedio que enamorarse de Jesucristo quienes lo amamos ya un poco; y para quienes recién lo conocen, buscar conocerlo más.

¡Oh tú, la más bella de las mujeres, ¿qué distingue a tu amado de los otros? ¿Qué distingue a tu amado de los otros para que así nos mandes? (Cantar, 5,9)

Para un día como hoy qué mejor cántico de amor que el cántico del Amor, el Cantar de los cantares!

Yo dormía, pero mi corazón estaba despierto.

Oí la voz de mi amado que me llamaba: “Ábreme hermana mía, compañera mía, paloma mía, preciosa mía (…)”

He pasado dos años escuchándolos y aún no he terminado. Algunos los he resumido en algunas entradas en este blog. Son una invitación para un retiro interior.

CANTAR VILLARROEL – TODOS LOS LINKS

Inicio a todas las predicaciones: http://www.frayescoba.info/

1.- PRIMER POEMA del CANTAR de los CANTARES

EJERCICIOS ESPIRITUALES a los MONJES DE OSEIRA

(Chus Villarroel, O.P.) DICIEMBRE 2007

http://gratuidad.com/09_Ejercicios/071201_Oseira/071201_Oseira.htm

2.- SEGUNDO POEMA del CANTAR de los CANTARES

EJERCICIOS ESPIRITUALES a las CARMELITAS de VALLADOLID

(Chus Villarroel, O.P.) ENERO 2008

http://gratuidad.com/09_Ejercicios/080120_Valladolid/080120_Valladolid.htm

3.- TERCER POEMA del CANTAR de los CANTARES

EJERCICIOS ESPIRITUALES a las DOMINICAS de CANGAS del NARCEA

(Chus Villarroel, O.P.) ABRIL 2008

http://gratuidad.com/09_Ejercicios/080421_Cangas/080421_Cangas.htm

4.- CUARTO POEMA del CANTAR de los CANTARES

EJERCICIOS ESPIRITUALES a las DOMINICAS de VIVEIRO (Lugo)

-Chus Villarroel- Octubre 2008

http://gratuidad.com/09_Ejercicios/081001_Viveiro/081001_Viveiro.htm

5.- QUINTO POEMA del CANTAR de los CANTARES

EJERCICIOS ESPIRITUALES a las CARMELITAS de RUILOBA (Cantabria)

-Chus Villarroel- Octubre 2008

http://gratuidad.com/09_Ejercicios/081020_Ruiloba/081020_Ruiloba.htm

6.- EPÍLOGO del CANTAR de los CANTARES y RESUMEN previo

EJERCICIOS ESPIRITUALES a las DOMINICAS de MANRESA (Barcelona)

-Chus Villarroel- Noviembre 2008

http://gratuidad.com/09_Ejercicios/081117_Manresa/081117_Manresa.htm

Y una canción:

Jesús alegría de los hombres” de Bach, en la versión de la bellísima Sissel

Jesús sigue siendo mi alegría

consuelo y bálsamo de mi corazón,
Jesús me defiende de toda pena,
Él es la fuerza de mi vida,
el gozo y el sol de mis ojos,
el tesoro y la delicia de mi alma;
por eso no quiero a Jesús

fuera de mi corazón y mi vista.

 

Publicado en Amor/Relaciones, Espiritualidad | Etiquetado , | 2 comentarios

Floripondio

Floripondio - Mónica Torrejón Majluf de Kelly

Floripondio – Mónica Torrejón Majluf de Kelly

Mi amiga Doris es maravillosa.

Es un personaje salido de cuento, yo la llamo Dulcinea porque es soñadora como el Quijote y porque siendo pequeña de estatura tiene sueños altos e inabarcables.

Es una experiencia avasalladora, un torbellino con nombre de mujer, una vertiginosa montaña rusa, una pequeña de tacones altos, un trazo surrealista sobre el lienzo de Dalí.

Cada vez que converso con ella y que no son muchas las ocasiones dada la distancia, muero de risa, a veces de impaciencia, mas siempre del buen gusto de tenerla cerca, porque tratarla es como ir al parque de diversiones más grande del mundo, es como ir al Disney del alma.

Hoy me hablaba del clima en Madrid: “Oh, un espantoso frío”, me comenzaba a describir; a lo que yo respondí: “Es increíble. Lima será fea pero tiene uno de los mejores climas del mundo. Doce horas de luz natural al año, brisa, sol a medida, lluvia menuda. Nice… ya te decía, es como una mujer fea pero que parece bonita por su buen temperamento. Se parece a mí”. Es así, Lima hoy está de verano, pero se trata de un estío primaveral, con vientos fríos al atardecer y en las mañanas.

Entonces ella comenzó otra vez a decirme, como siempre lo hace: “No, Mercedes, no sé si reírme… ¡pero es que tú eres muy elegante, no te pareces a Lima!”.

A lo que yo respondí: “Me encanta cuando me dices ‘elegante’. Has patentado esa palabra. En cierto modo no entiendo qué quieres decir cuando me dices así. Me intriga tu percepción, es para mí un misterio. Me pregunto, qué será lo que verá en mí para que me diga eso”. Y me cuenta algo que nunca me había dicho, que había conocido a una señora española parecida a mí. Le dije que siempre quedo con ganas de ver a quienes me ven parecida, pues me gustaría mucho verme por un rato con los ojos de los otros.

Lo cierto es que rebatió cuando me dije fea. Nunca me consideré bonita  y por eso tampoco me he sentido fatal. Para mí decirme fea es como decir que soy morena y no rubia. “Oh no, por favor, sí eres rubia”, me diría alguien defendiéndome de mí misma. “No señor, soy morena”, replicaría yo de igual manera.

Al final mi pequeña Dulcinea llegó a una conclusión meridiana: “!Eres guapa, Mercedes!” y le dije: “Sí, también lo soy. Hay una verdad trepidante, no hay mujer fea en el mundo. Todas somos guapas… necesariamente”. Salvo por la maldad o el desamor que opacan, pero no hay mujer fea.

Aquí defiendo mi teoría. La mujer ha sido creada para atraer el varón, es de cuerpo naturalmente sinuoso, delicado, y así las hay muchas. Ahora bien, ¡Qué decir de sus encantos interiores!… somos más amadoras que los hombres, entregadas, fuertes, arriesgadas. ¡Qué mas belleza que ese conjunto natural de cualidades!… una mujer así, aunque menos lucida en su aspecto, no puede dejar de ser hermosa.

De ahí que si no es guapa por fuera, lo es por dentro; y si no es guapa por dentro, lo es por fuera. En conclusión, una mujer siempre es guapa. La mujer es guapa por defecto, ha sido diseñada así. Cuando Dios creó a Eva, creó a la criatura más bella.

De lo que sí estoy convencida es que los varones son muy crueles en calificar a las mujeres. No tienen reparo en llamarlas feas cuando quieren. Los feos son ellos. Los he escuchado de mis enamorados hablando de otras, de mis amigos hablando de otras, de un último pretendiente hablando de otra. Un hombre que llama fea a una mujer no es digno de mi confianza. Es preciso cuidarse de los varones ‘rajones’ y deslenguados porque tarde o temprano esa lengua será cuchillo de traición.

La puede llamar desarreglada, deslucida o mala, pero fea no. No hay mujer fea, señores.

Entonces Dulcinea concluyó: “!Eres mi floripondio!”

¿Qué es eso?, le dije con extrañeza,  y encontré en el diccionario de la Real Academia que floripondio es un arbusto de Perú y que también tiene una connotación despectiva, es una flor grande en adornos de mal gusto. Morí de risa. Entonces le dije: “Cierto, soy una flor grande… en Lima”.

En esta plática con Doris, conocí una nueva palabra, recibí la noticia de que me parecía a una mujer española seguramente fea pero guapa, puse los puntos en las íes a los hombres que son todos rajones – es natural en ellos –  y me dio tela para un nuevo post.

Entonces Antonnet como adivina, me dice en la otra ventana, quejándose de que todos en casa están mal: “Mis machos en casa son frágiles” y yo le comento: “Me temo que los machos son frágiles… la mujer es la fuerza, ya lo decían los Beatles”.

Publicado en Mujer | 1 Comentario

!Bienvenido 2014!

Árbol, sol y niños - Antonio Álvarez Gordillo

Árbol, sol y niños – Antonio Álvarez Gordillo

Cada año es un paso más cerca de la Parusía. En septiembre hicieron seis años que cumplí treinta escuchando Forever Young de Alphaville y viendo su video clip en el preciso instante en que unos niños son envestidos por una intensa luz amarilla, como esas tardes de verano de los ochenta, o de ahora mismo. Así me imagino la Parusía. Con la luminosa presencia de Jesús en el justo momento en que nos tiene tomados la rutina de cada día.

De chiquita me enseñaron a cerrar círculos y el 2013 fue muy bueno para mí en ese aspecto. Hay un solo pendiente que tengo hasta ahora, aprender a hablar inglés. Sé lo mínimo indispensable, lo que hizo que no me perdiera en Italia cuando iba sola a la estación de buses pues al no saber italiano el inglés me sacó de gran apuro, o cuando en un hotel de Colombia pregunté a un chico guapo en inglés – porque el pobre no sabía español – cómo usar el ascensor. Lo gracioso fue que luego él, emocionado, siguió hablándome en su idioma mientras yo iba camino a la luna pues ya no le entendía más nada.

Sí, sí, el inglés me falta… será un pendiente; pero impredecible como soy no dudo si a los noventa llego como una fluida angloparlante.

El año pasado fue buenísimo para mí, lleno de bendiciones, lleno de círculos cerrados y de dos importantes capítulos abiertos. Decía que de chiquita mis hermanas y mamá me enseñaron que lo que se comienza se termina, poner la última piedra es importante y ¡y vaya que cómo se necesita esfuerzo y dedicación! El 2013 me sirvió para eso sobremanera, y si miro un poco más atrás, también el 2012.

La educación romántica que recibí me enseñó que uno siempre debe luchar por lo que quiere, no darse por vencido, intentar una y otra vez, no perder la esperanza porque en ese esfuerzo la musculatura de la fe aumenta y de la voluntad y de un carácter férreo.

No es la terca obstinación del necio, de ese tipo de persistencia no hablo; sino la del que sabe que va por buen camino y espera, confía e insiste.

En la universidad he tenido alumnas y alumnos mayores que yo, gente con más experiencia de vida que yo y a pesar de ello, a pesar de saber más que yo, sentados en sus carpetas con la humildad de un sabio para escuchar a su pequeña maestra. Es gente adulta, gente grande, con hijos de mi edad. Ese tipo de personas me entusiasma.

Una de ellas me decía que como ya había sido madre y esposa casi toda su vida, ahora que sus hijos están grandes y hasta ya le han hecho abuela, ella se daba tiempo para sí misma, para estudiar lo que siempre quiso.

Ahí es cuando entiendo que el cántico de san Pablo no se equivoca, el amor es paciente, perseverante, nunca se cansa. En esas personas veo un gran amor por la vida y los sueños.

Ojalá este años todos nos propongamos pocas cosas pero desafiantes al punto de no parar hasta conseguirlas. Con entusiasmo, fe, esperanza, con Amor.

 

Publicado en Vida | Deja un comentario

Dorada agenda

Navidad - Ignacio Nazabal

Navidad – Ignacio Nazabal

A pesar de llevar cinco semanas de años en esta vida, más un día – año, recién he caído en la cuenta de que esa cosa linda, mezcla de sentimiento adobado con brisa humectada de estío, es el ‘espíritu navideño’; he quedado prendada a su paso en momentos diversos; como hoy, cuando al abrir la puerta del aparador para sacar el pan y la panera lo sentí.

Era la luz del sol por la puerta, los adornos navideños de la sala, el aroma a panetones y el zumbido de cosas que debo hacer para luego atarlas con listones verdes, amarillos y rojos hasta antes de Navidad. Era todo eso y algo más.

Qué bella es la Navidad, cómo es cierta cada fin de año la venida del Redentor que viene con el vientecillo del Paraíso para anegarnos las cosas y el alma.

En diciembre todas las cosas se juntan junto a un entusiasmo de niño que todos recuperamos, hasta los más distraídos. Aquí cito un ejemplo de mi lista – borrador de quehaceres:

Quehaceres

Ver y escuchar los últimos programas de Iker Jimenez

Terminar de escuchar los vídeos de Antonio Yague sobre “la astronomía sagrada y los últimos tiempos”

Terminar de leer los escritos de un amigo escritor

Seguir con el proyecto “nueva novela”

La telenovela

Ir de compras (larga lista):

Libros: “El último exorcista” de Gabriel Amorth

“Contarlo todo” de Jeremías Gamboa

“El diario de sor Faustina Kowalska”

Se trata de retazos de una lista mayor, sin prioridades ni aciertos. Como la caja de juguetes que contenía la mar de trastes de colores con muñecas virolas y despeinadas que desparramaba cada día en el patio de mi casa cuando era niña.

Así hago ahora con mi agenda; saco de ella todo, libros, recetas, ropa, proyectos, encargos, fuentes de placentero aprendizaje y entretenimiento.

La lista continúa sobre un grupo de cosas y servicios que quiero adquirir antes de fin de año.

Cosas:

Los ingredientes para cocinar el pavo navideño

Vestido largo y vaporoso de verano

Sandalias de verano con taco alto y grueso

Vestido para la boda de Emma

Ir a la peluquería: Corte, limpieza de cutis

Comprar un regalo navideño a la señora Tula

Panetón

Bueno, que más que panetón son panetones… y es que la cosa es anotar y marcar en el universo de la agenda un tácito ‘no se te olvide’, pues la agenda no es más que la línea punteada que sigue a una vida entera.

De la lista de quehaceres traigo a colación los asombrosos vídeos de Antonio Yague sobre el fin de los tiempos, tanto le oí sobre las Profecías de Daniel, quien agrupa  los tiempos en semanas de años, que concluí mi edad también en semanas – años. Recomiendo su libro y explicaciones no por la mera curiosidad y alarde de conocimientos, sino por aumentar la fe, la oración y la paciencia. Buen regalo navideño para quien necesite de donde asirse para creer y seguir en esta vida llena de quebrantos a veces más agudos los fines de años sólo sostenibles por una fe infatigable.

Lo otro es sobre Jeremías Gamboa, la esperanza del ‘Nuevo boom latinoamericano’, ¿suceso de Vargas Llosa?, no se diga que quizá sea pronto; pero lo cierto es que el amigo ahora roza los cielos de la realización con el reconocimiento internacional de su novela “Contarlo Todo”. Un amigo entendido me lo recomendó con toda seriedad y yo le creo.

Y creo además porque tuve el gustazo de conocer a Jeremías en enero de este año en un curso de Crónica Periodística que dictó en el Centro Cultural de la Universidad Católica.  Recuerdo que me dijo sobre uno de mis intentos de crónica que tenía la entrada al estilo de Martín Adán. Claro, soy más literaria que periodística, concluí.

¡Quién diría que estaba frente a un gran escritor!, felicitaciones totales, Jeremías!

Y ya voy por su libro llevada por el espíritu navideño, la dulce brisa de estío que trae vientos de cambios y sorpresas.

Publicado en Vivencias | Deja un comentario